Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El destacamento español acumula más de 450 horas en 175 misiones

El destacamento de transporte aéreo-táctico 'Mamba' en apoyo a la operación de la ONU en la República Centroafricana ha acumulado de 450 horas de vuelo y un total de 175 misiones tras más de cinco meses desplegado en Gabón.
La función principal del avión de transporte 'Hércules', aportado por el Ejército del Aire, es proporcionar vuelos de apoyo logístico. Según los datos del Estado Mayor de la Defensa recogidos por Europa Press, en las 175 misiones se han transportado 500 tonaladas de carga de diversa índole, con el objetivo de sostener y abastecer las operaciones en tierra y se han trasladado 2.100 pasajeros, entre los que se incluyen a las tropas participantes en la zona.
El operativo aéreo aportado por España en la misión de Naciones Unidas liderada por Francia, llegó el pasado 23 de marzo de este mismo año a la base de Libreville. Para llevar a cabo la operación se desplegaron un total de 50 efectivos en la capital gabonesa con la responsabilidad del empleo y el mantenimiento del avión.
UNIDADES DE ZARAGOZA
Así mismo, unidades como el Escuadrón de Apoyo al Despliegue (EADA), el Grupo Móvil de Control Aéreo (GRUMOCA) y personal sanitario de diversas unidades y de la Unidad Médica Aérea de Apoyo al Despliegue de Zaragoza (UMAAD-Zaragoza) velan por la seguridad, sistemas de comunicación, mando y control, y por la salud del personal destacado con objeto de garantizar el sostenimiento de la operación.
Durante este período han convivido dos misiones militares internacionales con el fin de estabilizar la situación existente en el país centroafricano. Una es la mencionada misión de la ONU y la otra se trata de una operación militar de la Unión Europea, cuya duración está prevista de unos seis meses en los que entre 850 y 1.000 efectivos contribuirán a restablecer la seguridad y proteger a las poblaciones más vulnerables. Para ambas misiones, España aportó 60 militares del Ejército de Tierra y 25 guardias civiles.