Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los dos nuevos detenidos por la cocaína del Elcano también distribuyeron droga en la escala de Nueva York

Bajaron del barco junto con los otros detenidos en verano para entregar 20 kilos de droga a unos narcotraficantes colombianos
Los dos últimos tripulantes del Juan Sebastián Elcano detenidos en Cádiz en el marco de la causa sobre los casi 150 kilos de cocaína introducidos en el Buque Escuela de la Armada también participaron junto al resto de detenidos en la distribución de parte del alijo durante la escala que realizaron en Nueva York en mayo, según han informado a Europa Press fuentes de la investigación.
Esa operación es la que permitió activar las pesquisas de las autoridades después de que la Policía estadounidense arrestase a unos narcotraficantes colombianos en Nueva York con 20 kilos de cocaína. Aseguraron que se la habían entregado los marineros españoles durante su escala en esa ciudad.
A partir de ahí, el servicio americano del HSI (Homeland Security Investigations) dio parte a España y se activó el servicio de Seguridad Naval de la Armada, estableciendo un sistema de identificación y control de los tripulantes implicados.
Todo comenzó durante la escala de varios días que el Buque Escuela hizo en Cartagena de Indias (Colombia) a mediados de abril. Allí varios marineros de la dotación del buque contactaron con narcotraficantes locales que les ofrecieron dinero a cambio transportar droga. Se les pagaría una cantidad económica por kilogramo transportado.
DURANTE UNA JORNADA DE PUERTAS ABIERTAS
Los marineros introdujeron el cargamento fraccionando los fardos y ocultándolos entre la ropa y sus efectos personales. Aprovecharon el trasiego de gente durante una jornada de puertas abiertas en el buque para cargar la mercancía pasando desapercibidos.
Tuvieron que realizar varios viajes portando una cantidad de entre cinco y diez kilos de cocaína cada vez, según sospechan los investigadores de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, al frente de las investigaciones.
Los tres marineros detenidos en verano eran dos españoles y uno de origen ecuatoriano. Fueron arrestados nada más llegar a territorio español, durante la primera escala del barco, concretamente durante un fondeo en la localidad pontevedresa de Bueu.
Lo que entonces no sabían las autoridades es que en el barco aún quedaban otros 127 kilos escondidos en las dependencias donde se guardan las velas de repuesto del barco, un lugar de difícil acceso y reservado sólo a unos pocos marineros, entre ellos dos de los detenidos. El total de la mercancía no se descubrió hasta días después, el 2 de agosto cuando se realizó un registro en el barco.
El plan no era desembarcar la cocaína en Galicia, sino mantenerla escondida hasta su última parada en San Fernando (Cádiz), donde tienen su base los tres marineros implicados. La UCO confirmó que no hicieron entregas de droga en las escalas posteriores a Nueva York, concretamente en Dublín, Oslo y Hamburgo.
Las autoridades españolas habían contactado incluso con las policías locales de esos países para que estuvieran prevenidas ante posibles movimientos, informan las fuentes consultadas. La colaboración internacional está siendo clave en el esclarecimiento de este caso.
Los tres primeros detenidos fueron trasladados a Madrid decretando la autoridad judicial militar su ingreso en la prisión militar de Alcalá-Meco. Se les imputan los delitos de tráfico de drogas, delito cometido por militares empleando para la comisión buques o dependencias militares.