Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los detenidos, conocedores de venenos, coches-bomba y avionetas, pensaban actuar en España y otros países

La Policía se incauta en un piso de una cantidad cercana a 100 gramos de explosivo, suficiente para volar un autobús
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha señalado este jueves que hay "indicios claros" que llevan a pensar que los tres detenidos en Ciudad Real por su vinculación con Al Qaeda "podían estar planeado un atentado en España y/o en otros países".
Se trata de dos ciudadanos rusos --uno de ellos checheno-- "extremadamente peligrosos" con conocimiento en el uso de veneno y fabricación de coches bomba. Uno de ellos está considerado "un operativo muy importante" dentro de la franquicia terrorista.
En la rueda de prensa posterior a una operación que ha destacado como una de las más relevantes realizada contra Al Qaeda en Europa, Fernández Díaz ha añadido que el grupo estaba formado también por una tercera persona de nacionalidad turca que actuaba como facilitador del grupo.
Contaban con un chalet adosado en la localidad de la Línea de la Concepción (Cádiz), concretamente en la calle Virgen de Loreto, en la barriada de Mirasierra. En ese lugar la Policía ha encontrado una cantidad de explosivo que, en palabras del ministro, sería suficiente para hacer volar un autobús y que "sería especialmente lesivo si se le añadiese metralla".
Fuentes de la lucha antiterrorista han precisado a Europa Press que la cantidad de explosivo incautada en el domicilio rondaría los 100 gramos de cantidad. También se ha encontrado mecha y aparatos que podrían emplearse como temporizadores. Las fuerzas de seguridad han procedido al análisis de estos materiales.
Fernández Díaz ha explicado además que los arrestados contaban con documentación para el uso de avionetas ultraligeras y aviones teledirigidos. En la casa fue detenido este miércoles a las 13.30 el ciudadano turco que en ese momento se encontraba con su mujer.
RESISTENCIA "DESCOMUNAL"
Los otros dos presuntos terroristas fueron arrestados anoche a las 00.30 en un autobús a la altura de la localidad de Almuradiel (Ciudad Real). Uno de ellos opuso una resistencia "descomunal" que obligó la intervención de los GEO, según ha revelado el ministro.
Hacían el trayecto Cádiz-Irún y fueron las sopechas de que pudiesen pasar a Francia lo que desencadenó la operación policíal desarrollada por la Comisaría General de Información de la Policía Nacional en colaboración de los servicios de inteligencia de varios países.
Pese a los indicios de que los arrestados podrían estar planeando alguna acción en España, el ministro ha hecho hincapié en asegurar que el terrorismo islamista supone "una amenaza global para todo occidente". "España no está amenaza ni más ni menos que otros países de Europa", ha zanjado.
Los detenidos pasarán este viernes a disposición de la Audiencia Nacional para declarar ante el juez Pablo Ruz, que ha dirigido el operativo.