Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nueve detenidos y 646 kilos de hachís intervenidos al desarticular una red que traficaba por el método 'Go Fast'

Trasladaban la droga desde el sur de España hasta Francia, haciendo escala en Jaca o Sabiñánigo (Huesca), donde tenían garajes alquilados
Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han desarticulado una organización criminal internacional que traficaba con hachís entre Málaga y Francia, y han detenido a nueve personas e intervenido 646 kilos de hachís en fardos, una pastilla-muestra de 100 gramos de hachís, cuatro vehículos (uno de ellos de alta gama valorado en 120.000 euros) y 7.825 euros en metálico.
Según han informado ambos cuerpos, la red desarticulada en esta operación conjunta utilizaba el método Go Fast, que consiste en una caravana de vehículos de alta gama en la que sólo porta el cargamento de droga uno de los coches, mientras que el resto hacen de escolta o se encargan de avisar de dispositivos policiales o vigilancias.
Los agentes también encontraron placas de matrícula falsificadas o dobladas españolas, francesas y alemanas, y documentación acreditativa de la implicación de los detenidos en los delitos.
Las investigaciones se iniciaron hace tres meses, cuando los agentes detectaron que en Jaca y Sabiñánigo (Huesca) una organización criminal podría estar haciendo uso de varios garajes para ocultar cargamentos de droga, mientras hacían escala antes de transportar los alijos a territorio francés.
Se trataba de una organización asentada en Francia, cuyos integrantes, de nacionalidad francesa y origen magrebí, contaban con multitud de antecedentes en el país vecino por delitos de tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas, robos, uso de matrículas falsas, amenazas y lesiones. Sus contactos en Marruecos les permitían enviar la droga hasta la localidad malagueña de Estepona, donde contaban con su base de operaciones.
Para viajar hasta Francia utilizaban coches con matrículas falsas de España, Alemania, Bélgica, Holanda y Francia, y realizaban el trayecto directo hasta Francia, sin paradas por el camino, evitando así poder ser detectados en cualquier gasolinera o área de servicio.
Para evitar ser interceptados por controles policiales fronterizos, la organización alquiló diversos garajes en Jaca o Sabiñánigo para poder esconder el coche con la carga de hachís, mientras otros integrantes se encargaban de recorrer las carreteras secundarias transfronterizas para poder detectar y dar aviso de posibles controles policiales.
En diciembre, los agentes averiguaron que se preparaba un envío y lo interceptaron en Jaca, incautando 24 fardos de distinto tamaño, que contenían un total de 646 kilogramos de hachís, y deteniendo a los seis miembros transportistas de esta red. En el registro practicado los agentes también intervinieron los cuatro vehículos y 3.325 euros en metálico.
En la segunda fase se desmanteló la base de operaciones en Estepona, deteniendo a dos integrantes que conseguían la droga procedente de Marruecos.
Tras realizar una entrada y registro en un inmueble de una urbanización de lujo en Estepona, desde donde los cabecillas de la organización realizaban los contactos y cerraban las operaciones de compra venta, se detuvo a estos dos miembros de la organización y se incautaron 4.555 euros en metálico, así como diversa documentación con cuentas de la organización, una matrícula falsa y una tableta de hachís de 100 gramos que había servido de muestra del cargamento que resultó aprehendido en diciembre.
Además, uno de estos detenidos era fugitivo de la justicia francesa, donde tenía pendientes condenas de 12 años de prisión y otros dos juicios con una petición de nueve años. Este arrestado forma parte de un clan de traficantes franceses, con varios de sus miembros en prisión y otros fugados de la justicia.
COLABORABA UNA JOVEN DE 25 AÑOS
La organización además contaba con la colaboración de una mujer pantalla, que aportaba su documentación española para suscribir los contratos de alquiler de viviendas, garajes, vehículos y hoteles a su nombre, y a la que proporcionaban vuelos desde Melilla hasta los lugares donde fuera necesario firmar los correspondientes documentos. Esta mujer, una joven de 25 años, había sido detenida anteriormente en otras tres operaciones policiales, por colaborar con grupos organizados dedicados al tráfico de drogas.
A los detenidos, que se les imputa los delitos de pertenencia a organización criminal, tráfico de drogas y falsificación documental, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número Uno de Jaca.
La operación es el resultado de una investigación conjunta de Policía Nacional y Guardia Civil de Huesca, en la que también han participado las Unidades de Drogas y Crimen Organizado de Huesca, Jaca, Estepona y Melilla, con la colaboración del Grupo de Operaciones Especiales de la Jefatura Superior de Policía de Zaragoza para la entrada en el garaje donde la organización mantenía oculto el alijo.