Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La autopsia determina que el hombre de Mijas (Málaga) murió por un traumatismo craneoencefálico

El hombre de 54 años y de nacionalidad finlandesa que este pasado miércoles fue hallado muerto tras una pelea en Mijas (Málaga), un suceso por el que fueron arrestados un compatriota y un ciudadano magrebí, falleció a causa de un traumatismo craneoencefálico.
Así se desprende de la autopsia practicada este jueves al cadáver de este hombre, identificado como M.J.S., según han informado a Europa Press fuentes de la investigación, de la que se ha hecho cargo la Guardia Civil.
Según el testimonio del ciudadano magrebí detenido, de 33 años, habría llevado a los dos finlandeses, clientes del local de Puerto Banús, en Marbella, en el que trabaja como camarero, hasta su urbanización, en el núcleo mijeño de Calahonda, ya que ambos se encontraban bajo los efectos del alcohol.
Al parecer, y siempre según la versión de este hombre, al llegar a la urbanización de Calahonda los dos ciudadanos finlandeses habrían comenzado a propinarle golpes, por lo que para defenderse sacó un sacacorchos que llevaba encima.
Todo comenzó sobre las 05.00 horas de este pasado miércoles cuando el sistema Emergencias 112 Andalucía recibió la llamada de un hombre que pedía ayuda, ya que, según decía, le perseguían para matarlo.
De hecho, al llegar la Policía Local de Mijas al lugar, encontraron al camarero llamando a varios timbres y porteros electrónicos de la urbanización solicitando ayuda y refugio.
Tras intervenirle el sacacorchos, los agentes locales se desplazaron hasta el lugar donde aparentemente se produjo la pelea, encontrando a un hombre tumbado en el suelo y a otro que intentaba reanimarlo.
Pese a que los policías locales dieron aviso al Servicio de Emergencias Sanitarias 061, a su llegada sólo pudo certificar la muerte de M.J.S.
Su acompañante, también finlandés, cuya identidad responde a las iniciales T.T.P.P., presentaba evidentes síntomas de embriaguez; de hecho, según indicaron fuentes municipales, apenas podía articular palabra.