Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tras 21 días de huelga de hambre, Haidar, cada vez más débil

Haidar se encuentra en huelga de hambre desde el día 15 de diciembre y sólo ingiere agua azucarada. Además, desde hace varios días ha dejado voluntariamente la medicación para la úlcera péptica que padece. 
En silla de ruedas
Tras 21 días sin ingerir ningún tipo de alimento, la activista saharaui presenta hipotensión ortostática, cefalea, desvanecimientos frecuentes, dolor ocular, fotofobia, pérdida ponderal, dolor muscular, articular y óseo en diferentes localizaciones.
Además, sufre cólicos intestinales, lesiones en mucosa orofaríngea, dificultad para mantener el equilibrio y la consiguiente dificultad para realizar una marcha normal, por lo que los desplazamientos se hacen con silla de ruedas.
Otras secuelas
A esto se le une que las condiciones de vida en el Aeropuerto son "poco confortables" y que Haidar había sufrido anteriormente una hemorragia digestiva y que padece anemia crónica, así como múltiples molestias articulares, musculares y óseas como secuelas de las "pésimas condiciones" de sus años de encarcelamiento.
Sin embargo, Haidar presenta una gran fortaleza moral y fuertes convicciones que le motivan una gran determinación en los propósitos asumidos voluntariamente por ella, a pesar de la "fuerte presión" psicológica y el desgaste físico que supuso su retorno frustrado a El Aaiún.
El equipo sanitario que la atiende realiza una labor de seguimiento, soporte, atención, alivio de síntomas y de sufrimiento. Además, recuerda que esta situación sólo se puede revertir con la reintroducción hídrica y nutricional adecuada y pide una solución.
Campaña

Por otro lado, la ONG Amnistía Internacional ha lanzado una acción urgente por la activista saharaui para pedir a Marruecos que le devuelvan su pasaporte y le permitan regresar al Sáhara Occidental de forma inmediata e incondicional.
Para ello, la organización de defensa de los derechos humanos pide que desde todas las partes del mundo se envíen de forma masiva cartas y mensajes a través del móvil y correo electrónico al rey de Marruecos Mohamed VI y al ministro marroquí de Asuntos Exteriores con dicha petición.

A juicio de Amnistía Internacional, la expulsión y confiscación del pasaporte de Aminatou Haidar responden "exclusivamente a motivaciones políticas y a su postura sobre la libre determinación del Sáhara Occidental".

La organización recoge firmas por este caso y también para pedir la liberación inmediata de ocho presos de conciencia que permanecen encarcelados en Marruecos, siete activistas saharauis de reconocidas organizaciones de derechos humanos y otros grupos de la sociedad civil, y un periodista.