Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las diputaciones del PSOE se niegan a desaparecer, pero sólo Zaragoza y Jaén anuncian que votarán no al pacto con C's

La dirección federal tranquiliza a sus cargos: se mantendrán los servicios que se prestan y no se perderán empleos públicos
La mayoría de las 18 diputaciones gobernadas por el PSOE rechaza la desaparición de estas instituciones como plantea su propio partido en el acuerdo de gobierno alcanzado con Ciudadanos, pero sólo los presidentes de dos de ellas, Zaragoza y Jaén, han anunciado públicamente que votarán no a ese pacto en la consulta a las bases que realiza Pedro Sánchez.
En el documento firmado por los dos partidos se plantea sustituir las diputaciones por consejos de alcaldes que se encarguen de los asuntos de los municipios de menos de 20.000 habitantes, los que más ayuda reciben de la institución provincial.
Mientras desde Andalucía y Extremadura se defiende a ultranza la institución, donde el PSOE gobierna mayoritariamente, en Castilla y León, donde sólo lo hace en Soria, se apuesta por que sufran una transformación profunda o desaparezcan.
Y en Galicia (tres diputaciones son socialistas) se abre también la puerta a que desaparezcan, si sus funciones son asumidas por alguien. El propio presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), el gallego Abel Caballero, ha respondido, pero sólo a título de alcalde de Vigo: "No es (una posición) compartida en ambientes municipales, pero las diputaciones deben reformarse y adaptarse al siglo XXI".
En concreto, el PSOE gobierna en Jaén, Huelva, Granada, Sevilla, Córdoba y Cádiz (Andalucía), en Albacete, Ciudad Real y Toledo (Castilla-La Mancha), en Cáceres y Badajoz (Extremadura), en Zaragoza y Huesca (Aragón), en Pontevedra, Coruña y Lugo (Galicia), Valencia y Soria.
VOTAR NO
Sin embargo, de los 17 presidentes de diputación socialistas que se han pronunciado, sólo dos han dicho abiertamente que rechazarán este fin de semana el acuerdo en la consulta que realiza el PSOE, según los datos recogidos por Europa Press.
"Dije que si figuraba el término supresión de las diputaciones, Paco Reyes iba a votar en contra de ese acuerdo y lo voy a hacer", ha manifestado a Europa Press este viernes el presidente de la Diputación de Jaén.
Con idéntica contundencia se ha manifestado el presidente de la institución zaragozana, Juan Antonio Sánchez, que votará no en la consulta, pero que también se atendrá al resultado. "Seguiré los acuerdos a que se llegue por mayoría", ha admitido.
BELIGERANCIA ANDALUZA
Las mayores críticas han llegado desde Andalucía. Además del presidente de la diputación de Jaén, ha sido muy crítico el de Sevilla. No ha querido anunciar cuál será su voto en la consulta, pero ha movilizado a sus colegas andaluces en defensa de esta institución.
También en Extremadura, los presidentes de las dos diputaciones han criticado la posibilidad de desaparecer. La presidenta de Cáceres, Charo Cordero, resumió su punto de vista: "Es un desprecio al mundo rural".
En términos parecidos se han manifestado los presidentes de la diputación de Soria o de Ciudad Real. Este último, el socialista José Manuel Caballero, ha afirmado que pondrá los intereses de sus vecinos por delante de los intereses de su partido y que tratará de convencer a un futuro gobierno de Pedro Sánchez para que no aplique esa parte de su acuerdo con Ciudadanos.
CONSEJOS PROVINCIALES DE ALCALDES
La dirección federal del PSOE ha tratado de tranquilizar a sus cargos asegurando que las diputaciones serán sustituidas por Consejos Provinciales de Alcaldes que asumirán sus funciones, centradas, eso sí, en atender a los municipios de menos de 20.000 habitantes.
Eso es lo que dice el acuerdo con Ciudadanos, que los Consejos se dedicarán a los pueblos pequeños. Pero fuentes socialistas han añadido a Europa Press que la intención es que con el cambio de organismo no desaparezcan tampoco los empleos públicos, puesto que no se perderán las competencias que desempeñan las diputaciones.
Aseguran que ningún ciudadano tendrá menos servicios por perder en un pueblo pequeño sino al revés, estos Consejos de Alcaldes se concentrarán en atender a los pueblos más pequeños.