Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los diputados navarros de Bildu y Aralar abandonarán su encierro en el Parlamento a las 21 horas

Los siete parlamentarios de Bildu y Aralar que se han encerrado este viernes en el Parlamento de Navarra para reclamar la libertad "inmediata" del preso de ETA Josu Uribetxebarria y los otros 13 presos con enfermedades graves abandonarán su encierro a las 21 horas de este viernes.
Los representantes políticos han decidido dar por finalizado este encierro a las 21 horas después de que el presidente del Parlamento de Navarra, Alberto Catalán, les trasladase que no se autoriza su permanencia en los despachos fuera del horario establecido reglamentariamente, por lo que tendrían que abandonar el Parlamento a las 21.30 horas.
El presidente ha tomado esta decisión "a la vista de lo dispuesto en el artículo 35.1 del Reglamento de la Cámara y de las normas de desarrollo de 18 de diciembre de 1995, que establecen que los despachos son facilitados a los grupos para que puedan preparar y desarrollar las actividades previstas en el reglamento, con una limitación temporal, las 21.30 horas de cada día laborable".
Además, Catalán argumenta que "la permanencia en los despachos parlamentarios comunicada para la realización de un ayuno de 24 horas no está dentro del normal uso y funcionamiento de las dependencias y servicios de la Cámara".
El encierro ha comenzado a las 11 horas de este viernes y su intención era concluirlo este sábado después de permanecer 24 horas en ayuno en la Cámara foral para reivindicar la excarcelación del secuestrador de Ortega Lara, enfermo de cáncer.
Los parlamentarios que han protagonizado el encierro son Bakartxo Ruiz, Victor Rubio, Bikendi Barea y Aitziber Sarasola, de Bildu; además de Asun Fernández de Garaialde, Txentxo Jiménez y Xabi Lasa, por parte de Aralar.
CRÍTICAS A LA DECISIÓN DE CATALÁN
Los siete parlamentarios han rechazado, a través de un comunicado, la decisión del presidente del Parlamento de Navarra, ya que a su juicio está basada "en un artículo de la normativa que jamás se aplica cuando estamos realizando nuestras labores parlamentarias ordinarias, ya que podemos estar en el Parlamento durante los 365 días del año, las 24 horas del día".
En todo caso, han señalado que no van a "caer en provocaciones", por lo que saldrán del Parlamento a las 21 horas, tras lo que realizarán declaraciones. "Nuestra intención ha sido traer al Parlamento una reivindicación de justicia y solidaridad y no dar argumentos falaces a los sectores más inmovilistas que no hacen sino poner palos en las ruedas a cualquier posibilidad de dar pasos en materia penitenciaria y en el camino hacia la paz", han expuesto.
Asimismo, han defendido la "legitimidad" de esta iniciativa, cuyo objetivo "no es otro que reivindicar la excarcelación de todos los presos gravemente enfermos, entre los que se encuentran cuatro ciudadanos navarros, y el cumplimiento de los derechos humanos para todas las personas". Además, han defendido, en calidad de parlamentarios forales, su "derecho llevar a cabo esta iniciativa en el Parlamento de Navarra, como sede de la representación ciudadana".
Por otra parte, los parlamentarios de Bildu y Aralar han mostrado su "estupor" por "la inusual presencia policial que nos ha recibido a la entrada del Parlamento, con efectivos especiales de la Policía Foral, que se encontraban allí desde primera hora de la mañana, y que ha controlado todos nuestros movimientos hasta las 11.30".
"No entendemos que no habiendo hecho pública la iniciativa hasta las 11 horas, la Policía Foral estuviera, al parecer, al tanto de lo que íbamos a anunciar, y preparada para actuar, no sabemos ante qué, o con qué objetivo", han añadido.
"INDIGNACIÓN" POR EL INFORME DEL FORENSE
Por último, los parlamentarios han manifestado su "indignación" por el informe de la Clínica Forense de la Audiencia Nacional sobre el estado de salud de Josu Uribetxebarria, que concluye que el preso puede ser tratado de su enfermedad sin salir de la cárcel.
Según han criticado, "es evidente que el Estado no está respetando ni sus propias leyes, ni el derecho a la salud del preso, y al parecer no tiene intención de dejarle morir con dignidad".
"Ante estas últimas noticias, hacemos un llamamiento a la ciudadanía y agentes sociales y políticos a redoblar esfuerzos y a movilizarse a favor de la libertad de Josu Uribetxebarria y del resto de presos y presas gravemente enfermos", han concluido.