Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ley de disciplina militar superará mañana su primer trámite en el Congreso con el debate de enmiendas a la totalidad

Crea la sanción económica, mantiene el arresto para todas las faltas y endurece las penas relacionadas con discriminación o acoso sexual
El proyecto de Ley Orgánica de Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas dará este jueves el primer paso para su aprobación en las Cortes Generales con el debate en el Pleno del Congreso de las enmiendas a la totalidad que han presentado la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), UPyD y ERC.
El debate comenzará con una intervención del ministro de Defensa, Pedro Morenés, para defender la nueva norma, tras lo cual le tocará el turno a los partidos que se oponen a la tramitación parlamentaria de este proyecto. Les seguirán los portavoces del resto de grupos y posteriormente se procederá a la votación de las enmiendas.
La mayoría absoluta con la que cuenta el PP hace seguro el rechazo a las enmiendas a la totalidad, por lo que tras este debate se abrirá el plazo para la presentación de las enmiendas parciales al proyecto de ley, que aprobó el Consejo de Ministros el pasado 10 de mayo.
SANCIONES ECONÓMICAS Y CATALOGACIÓN DE FALTAS
Entre las novedades de esta norma, se encuentra la incorporación de las sanciones económicas para las faltas leves y graves, una pérdida de retribuciones que puede llegar hasta los 15 días. Además, incluye una nueva catalogación de las faltas como leves, graves y muy graves, frente a la anterior, que sólo las dividía en leves y graves.
El proyecto mantiene el arresto para todo tipo de faltas. El ministro justificó la conveniencia de mantener este castigo por ser "una medida de indiscutible eficacia para el restablecimiento inmediato de la disciplina" que, además, existe "en la mayor parte de los países del entorno".
No obstante, se limita su duración máxima desde los 30 hasta los 14 días para las faltas leves, y de los dos meses a los 30 días para las graves. Asimismo, se mantiene el arresto de un máximo de 60 días para las faltas muy graves.
NUEVAS GARANTÍAS
Además, se permitirá que el arresto por faltas leves pueda cumplirse en las unidades militares o en los domicilios de los sancionados, en lugar de en establecimientos disciplinarios. El texto restringe la potestad disciplinaria a los jefes de unidades, lo que en la práctica supone otorgarla a los empleos de capitán o teniente de navío y superiores.
Entre las nuevas garantías de los expedientados, se encuentran el reconocimiento del derecho a la presunción de inocencia, a ser informado de la acusación disciplinaria, a la defensa, a la audiencia previa, a la utilización de los medios de prueba adecuados y a interponer los recursos correspondientes.
Además, se incorpora la posibilidad de interponer recurso contencioso-disciplinario militar ordinario contra las resoluciones adoptadas incluso en los recursos por faltas leves y se simplifican los trámites y las comunicaciones.
Como novedad, el Ministerio destaca que, al tipificar las faltas la nueva ley tiene muy en cuenta la especial gravedad de algunas conductas, como las relacionadas con la libertad de las personas: el acoso sexual o profesional, la discriminación y comportamientos que atenten contra la intimidad o la dignidad.
OPINIONES POR MEDIOS TELEMÁTICOS PODRÍAN SER FALTA LEVE
La ley castiga como falta leve la expresión pública de opiniones, ya sea de palabra, por escrito o por "medios telemáticos" si, estando relacionadas estrictamente con el servicio, no se ajusten a los límites de la disciplina o supongan una falta de consideración con los superiores. En su primer borrador, el Ministerio de Defensa introdujo el término "redes sociales", que ha desaparecido.
Se considerará falta muy grave la reiteración en comportamientos sancionables, "tutelando especialmente los valores de las Fuerzas Armadas, como la disciplina, los deberes del mando y del servicio, así como los derechos constitucionales de los militares. Las faltas muy graves podrán ser castigadas con la separación del servicio e incluso con la resolución del compromiso.
En lo referente a las infracciones del derecho de asociación profesional, se castigará como falta leve la inexactitud en el incumplimiento de la normativa asociativa, como falta grave su incumplimiento y como falta muy grave la reiteración.
Por otro lado, el ministro y el subsecretario de Defensa serán los únicos competentes para sancionar a los representantes de asociaciones profesionales en el Consejo de Personal por faltas cometidas en el desempeño de su actividad en este órgano.
SANCIONES EN MISIONES INTERNACIONALES
Además, la nueva norma establece el castigo de las infracciones al Derecho Internacional aplicable en los conflictos armados y estipula que la ejecución de las sanciones impuestas en zona de operaciones podrá ser demorada hasta la finalización de la misión, y en su caso, ser cumplidas en territorio nacional.
El personal de la Guardia Civil será sometido a este régimen disciplinario cuando actúe en misiones de carácter militar o cuando esté integrado en unidades militares, tal y como se establece en la Disposición Adicional Quinta del proyecto.
IU VE LIMITACIÓN DE DERECHOS
Para la Izquierda Plural, este proyecto de ley está "plagado de tipos disciplinarios cuyo único fin es limitar derechos fundamentales y libertades públicas", al tiempo que ha advertido de que el mantenimiento del arresto por falta leve es "una de las líneas rojas" que no aceptará, algo en lo que UPyD está de acuerdo.
El partido que lidera Rosa Díez denuncia además que el texto presentado por el Gobierno mantiene "el inmovilismo de muchas de las viejas raíces de la disciplina militar del anterior régimen" y pide a Defensa que armonice "las exigencias del ámbito profesional militar con un entorno que ha evolucionado en múltiples facetas sociales y políticas".
La última enmienda a la totalidad, la de ERC, insta al Ministerio a que subsane las "carencias" que, en su opinión tiene el texto e incluya "medidas tajantes para evitar cualquier conato" de golpe de Estado. También critica que el proyecto "obvia cualquier referencia a la Corte Penal Internacional y a la comisión de crímenes de genocidio, de guerra o de lesa humanidad".