Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los ediles díscolos de Orense retrasan su llegada al pleno municipal para mostrar su discrepancia con el alcalde

Los cinco ediles socialistas de Orense críticos con el resto del equipo de gobierno municipal, integrado por once, han retrasado su llegada este viernes al pleno del Ayuntamiento y evitaron así asistir a la lectura de los decretos de Alcaldía que despojaron de sus competencias al concejal Antonio Rodríguez Penín. Así, llegaron cinco minutos después, haciendo de nuevo visible su discrepancia con el regidor, Agustín Fernández.
Los quince primeros minutos del pleno fueron intensos en intervenciones y gestos, pues nada más comenzar, ante la ausencia de los cinco ediles del PSOE, el portavoz municipal del PP, Rosendo Fernández, se dirigió al alcalde para indicarle que hiciese un receso de cinco minutos "y no es una cuestión de orden, sino de respeto por los suyos", agregó.
El alcalde le respondió que si no era una cuestión de orden "no ha lugar", por lo que dio paso a la lectura de los decretos de anulación de las competencias que se hicieron públicos el día 16 de diciembre.
Se evidenció también en la sesión la división interna en el grupo socialista en el siguiente punto del pleno, al que los cinco críticos se incorporaron de uno en uno y por diferentes puertas de la sala.
Ante el debate de la incorporación del Ayuntamiento de Orense a la Asociación Española de Destinos para la Promoción del Turismo Gastronómico-Saborea España se evidenció, además, que los críticos no participaron el día anterior en la Junta de Gobierno Local, pues el expediente contaba entre su documentación un presupuesto del año 2013 cuando debería corresponder al año 2014.
La concejala de Turismo, del sector crítico, Mónica Vázquez, pidió en su primera intervención que ese punto se retirase del pleno por esta irregularidad, algo que la oposición aprovechó para aludir a la "chapuza", por parte de DO, y al "esperpento" de un gobierno local "descompuesto y necrótico", según el PP.
El siguiente debate correspondió a la propuesta del grupo del BNG de pedir elecciones anticipadas.