Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La discoteca que se promociona en Fitur no entiende la polémica por sus azafatas porque es un recurso habitual

La discoteca cuya imagen promocionan en la Feria Internacional del Turismo (Fitur) dos azafatas que han suscitado polémica en las redes sociales por su vestimenta, ha asegurado este jueves que no entiende el revuelo causado, ya que se trata "un recurso que se utiliza en otro tipo de eventos, como por ejemplo, la Fórmula 1".
Así lo ha manifestado en declaraciones a Europa Press Rafa Chafer, responsable de comunicación del Grupo La Gran Manzana, del que forma parte la citada discoteca. Según ha argumentado, el uso de este recurso es habitual en este tipo de eventos, sobre todo teniendo en cuenta que el público al que se dirige su empresa son los jóvenes de entre 18 y 25 años.
"Somos los primeros que si creyéramos que se vulnera la imagen de la mujer lo retiraríamos, pero es un recurso muy utilizado. No nos podemos escandalizar. Es un negocio, y lo que queremos es transmitir una buena imagen sin polémica", ha asegurado.
Asimismo, Chafer ha explicado que las azafatas, que este jueves han vuelto a Fitur para promocionar la discoteca, tienen el único cometido de promocionar una fiesta que el grupo celebra en Madrid esta noche, sin intención de "ofender la dignidad de la mujer".
"No entendemos la polémica. Se ha hecho un mal uso de las fotografías que han circulado en las redes sociales", ha señalado, para añadir que representan a una "empresa privada que lleva promocionándose en Fitur desde el primer año que se celebró".
Asimismo, ha asegurado que no han recibido ningún tipo de subvención pública y que no tienen ninguna vinculación con el ayuntamiento de Gandia en Fitur. Además, ha señalado que, a pesar de la polémica, nadie del Gobierno de la Comunidad o del ayuntamiento se han puesto en contacto con ellos.