Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Algunos disidentes cubanos, reacios a aceptar el estatus de inmigrantes en España

En la imagen, el cardenal cubano Jaime Ortega responde el 7 de julio preguntas de los medios. EFEtelecinco.es
Algunos de los disidentes cubanos llegados a España son reacios a aceptar el estatus de inmigrantes que les ha ofrecido el Ministerio de Asuntos Exteriores español, tras haber sido puestos en libertad por el régimen castrista, informaron a Efe fuentes de su entorno.
Varios de estos disidentes también se muestran reticentes a ser enviados a centros de acogida de la Cruz Roja en otras ciudades españolas, como Málaga, Sevilla o Valencia, y prefieren quedarse en Madrid o irse a Estados Unidos.
Nueve presos cubanos -de los 52 que el régimen de La Habana se ha comprometido a poner en libertad- están ya en Madrid, a los que se unirán otros dos que llegarán mañana a la capital española, también acompañados de sus familias.
Están alojados en el hostal "Welcome" del madrileño barrio de Vallecas, uno de los sitios utilizados por la Cruz Roja para acoger a inmigrantes o refugiados.
Los exiliados cubanos han mantenido hoy sendas reuniones con funcionarios de Asuntos Exteriores y de Cruz Roja en las que les han informado de las posibilidades de acogida.
El ministerio de Asuntos Exteriores, en coordinación con los ministerios de Interior y Trabajo, les ha ofrecido la condición de inmigrante, que les permitirá solicitar un permiso de residencia y de empleo en España y poder ir a Cuba, para lo que tendrán que contar con el beneplácito de las autoridades de La Habana.
Esta propuesta se hace extensiva a sus familiares, que suman alrededor de 65 personas.
En las reuniones, varios de los exiliados han asegurado que ellos "no se consideran inmigrantes", sino que han sido forzados a abandonar Cuba como única vía para salir de la cárcel después de siete años recluidos, según las fuentes.
Otros dos disidentes, Omar Ruiz y Normando Hernández, han manifestado su deseo de ir a Estados Unidos, donde tienen allegados.
De renunciar al estatus de inmigrante, tendrán que solicitar asilo político, lo que les cerrará las puertas a poder volver a Cuba al pasar a ser refugiados.
El ministerio de Asuntos Exteriores ha citado a partir de mañana a los exiliados y sus familias para tratar de resolver su documentación caso por caso.
El departamento que dirige Miguel Ángel Moratinos asegura que los excarcelados no son deportados y que han venido a España por su propia voluntad.
A la espera de aclarar su situación, los disidentes permanecerán en el hostal de Vallecas durante varios días, han añadido las fuentes.
Cruz Roja y la Asociación Comisión Católica Española de Migración (ACCEM) son las encargadas de prestar asistencia a los excarcelados.
Esta atención incluye acogida, alojamiento, manutención, apoyo sanitario y psicológico, asesoría legal y ayuda para que los menores de edad puedan seguir sus estudios, entre otros servicios.