Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El documento base del BNG propone suprimir que portavoz nacional y candidato a la Xunta sean dos personas distintas

El documento base elaborado por la comisión redactora para el debate asambleario del BNG propone suprimir la "obligatoriedad" de que el portavoz nacional y el candidato a la Xunta sean dos personas distintas.
Así, el texto político elaborado por la comisión redactora, y que se someterá a debate el próximo sábado 30 de enero en el Consello Nacional antes de enviarse a las comarcas, propone esta modificación estatutaria para eliminar esta condición recogida en la histórica asamblea de 2012 celebrada en Amio, que acabó originando las dos grandes escisiones en el seno del BNG.
Desde entonces, sólo hubo unos comicios autonómicos en Galicia que se celebraron con esta premisa, los del propio año 2012, en que Francisco Jorquera se situó como cabeza de lista por A Coruña y candidato a la Xunta. Mientras, Guillerme Vázquez era portavoz nacional, cargo que asumió por primera vez en la asamblea extraordinaria de 2009, tras la pérdida del gobierno autonómico que supuso la dimisión de Anxo Quintana y toda la ejecutiva.
En el documento de 2012, se apostaba por diferenciar las personas y cargos como "mejor manera de preservar el funcionamiento orgánico del BNG, sin que se vea afectado por la dinámica y acción institucional y electoral, incentivando el trabajo en equipo y no el individualismo y el personalismo". Pretendía, así, que el Bloque se "aprovechase" de la existencia de "referentes" que asuman diferentes funciones siguiendo siempre una misma línea política diseñada colegiadamente.
La llamada bicefalia no se eliminó en la XIV asamblea celebrada en 2013, en la que Xavier Vence se convirtió en portavoz nacional, pero ahora el documento impulsado por la línea oficial propone "suprimir la obligatoriedad de ser personas diferentes las que asuman la portavocía nacional y la candidatura a la Xunta".
Al margen de la supresión de este aspecto estatutario, el BNG pretende dotarse de una nueva estructura para el nuevo tiempo político, que pasa por, por ejemplo, cambiar la ejecutiva comarcal por una delegación del Consello Comarcal y eliminar el cuadro de personal y el comité técnico político de apoyo a cada miembro de la ejecutiva, entendiendo que el trabajo debe ser "colectivo".
RESPONSABILIDAD EN FINANZAS
Con una situación financiera delicada como la que tiene el BNG, y que reconoce, la comisión redactora para la asamblea nacional propone que se asuma "como responsabilidad colectiva de la ejecutiva, y no sólo de la persona responsable de Finanzas, la decisión de alquilar locales, apertura de cuentas, negociación de créditos bancarios y adquisiciones de bienes y servicios superior a 6.000 euros".
Asimismo, el responsable de Organización ya no tendrá en solitario la decisión sobre contratación de personal en los ámbitos nacional, comarcal y local, sino que será un hecho colectivo de la ejecutiva.