Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un empleado de Nummaria confirma la versión del dueño Fernando Peña: "Todo era legal"

Uno de los responsables del bufete Nummaria Francisco Javier Gómez Gutiérrez ha corroborado este viernes la versión ofrecida por su jefe, Fernando Peña, dueño del despacho de abogados, y ha asegurado a su letrado que toda la gestión del despacho era "legal", han informado fuentes jurídicas a Europa Press.
Gómez Gutiérrez, que ha respondido a las preguntas del magistrado, el fiscal y su defensa, ha negado las acusaciones de la Fiscalía, que considera que el despacho creaba estructuras societarias "casi idénticas" para una parte "muy importante" de sus clientes con el fin de no tributar por el Impuesto de Sociedades y el IRPF, ocultando beneficios y valiéndose de más de 40 Agrupaciones Europeas de Interés Económico (AEIE's), participadas en un alto porcentaje por sociedades residentes en Reino Unido, participadas a su vez por entidades de Costa Rica y con testaferros del país centroamericano o Mauricio.
A nivel nacional, el bufete utilizaba de forma "masiva" sociedades, comunidades de bienes, UTEs y todo tipo de entes instrumentales. En muchas ocasiones, el punto de conexión entre el plano nacional e internacional estaba en la utilización de una Agrupación Europea de Interés Económico, con domicilio en España participada por una firma inglesa.
Las entidades que conforman el grupo Nummaria emiten "facturas de manera cruzada", residenciando los ingresos en aquella que estiman más oportunas. Llama la atención el caso de la Fundación Nummaria, supuestamente dedicada a la promoción del estudio de las ciencias humanísticas pero que no tenía empleados y de la que no consta en internet la realización de actos. Sin embargo, en 2014 registró unos pagos de 170.000 euros, siendo sus principales "proveedores" el Real Madrid (77.400) y la Sala Retiro (70.299).
Durante la declaración, el investigado ni siquiera ha mencionado a los actores Imanol Arias y Ana Duato a los que la Fiscalía Anticorrupción acusa de defraudar un total de 2,98 millones de euros procedentes principalmente de su participación en la serie televisiva 'Cuéntame cómo pasó'.