Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una empresa pública balear pagó 609.000 euros por un trabajo innecesario

Así figura en el sumario de este caso, cuyo secreto ha levantado esta semana el juez que investiga un supuesto desvío de fondos y sobornos durante la anterior legislatura del PP en la adjudicación de dos obras públicas por parte de Caib Patrimoni.

Entre los principales imputados en el caso figuran el ex conseller de Economía y Hacienda del Govern balear Lluís Ramis de Ayreflor (PP), y los ex directores generales de Emergencias y Tributos Joan Pol y Jorge Sainz de Baranda, respectivamente, todos ellos miembros del consejo de administración de Caib Patrimoni.

También figura imputado el ex gerente de Caib Patrimoni Jaume Vidal, expulsado junto a Pol y Sainz de Baranda del PP a raíz de su imputación en esta causa. Ramis de Ayreflor se dio de baja en el PP tras serle impuesta la fianza.

Según explica la jueza en un auto, en 2004 el consejo de administración de Caib Patrimoni, ante la inminente recepción de tres solares de otros organismos públicos para desarrollar tres proyectos, decidió, "pese a no ser necesario el gasto público", iniciar un procedimiento negociado sin publicidad de asistencia técnica, concedido al banco de inversión y asesoramiento Atlas Capital.

Además de innecesario, el servicio prestado por Atlas es, según la jueza, "totalmente desproporcionado", e incluyó, en el caso del edificio de los bomberos y de sanidad, unos honorarios de 11.900 y 28.000 euros, respectivamente.

Malversación, prevaricación y cohecho

La Fiscalía considera a los principales imputados en la causa responsables de los delitos de malversación de caudales públicos, prevaricación y cohecho, ya que la empresa pública decidió contratar a Atlas cuando se contaba con los servicios jurídicos y económicos de la Conselleria de Economía, así como con los de la Comunidad Autónoma, por lo que el gasto resultó "absolutamente innecesario".

Además, el ministerio fiscal indica en su querella que es "patente" la "indefinición del objeto" del contrato con Atlas y tilda de "disparate" el que se establecieran unos "honorarios de éxito", por lo que considera que este contrato se hizo incurriendo en el delito de prevaricación.