Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un empresario mata en Almería a dos miembros de un clan con antecedentes por extorsión

El dueño de una empresa de tallado de piedra de Olula del Río (Almería), José Antonio G.G., ha matado presuntamente a tiros a dos miembros de un clan que podría estar extorsionándole y que han irrumpido armados en las instalaciones en las que, al parecer, se han enfrentado con uno de sus hermanos.
Los hechos por los que el administrador único de Mármoles Ballester, de 47 años, ha sido detenido se han producido sobre las 9.00 horas de hoy cuando Petronilo R.T. y Juan Petronilo R.F., de 52 y 19 años respectivamente y afincados en Albox (Almería), han irrumpido en las instalaciones ubicadas en el número 46 de la carretera Alta.
Los ahora fallecidos, que eran tío y sobrino y que portaban en ese momento armas de fuego y, al menos, un arma blanca, se habrían dirigido entonces a uno de los hermanos del empresario, con el que se han enfrentado.
José Antonio G.G., experimentado cazador, se ha hecho entonces con un arma de fuego, al parecer una escopeta, con la que ha disparado en varias ocasiones contra los dos miembros del clan de etnia gitana conocido en la comarca del Almanzora como "Los Pertolos", cuya muerte se ha certificado en el lugar.
La Guardia Civil ha apuntado tras conocerse el doble crimen que el empresario, que se hizo cargo en 2006 de la empresa, que se transformó entonces en Sociedad Limitada, podría estar siendo extorsionado por esta familia, cuyos miembros cuentan con antecedentes por este tipo de delitos.
De hecho, la Audiencia Provincial de Almería condenó el pasado año a cuatro años de prisión a dos miembros de "Los Pertolos" que extorsionaron en 2004 a un empresario británico de la construcción afincado en el municipio almeriense de Arboleas.
En el historial de este clan, cuyos miembros más jóvenes podrían tener además ciertas desavenencias previas con los de la familia del presunto homicida, figura también una condena ratificada por el Tribunal Supremo por homicidio intentado a uno de sus miembros que en febrero de 2003 participó en un tiroteo que tuvo lugar en Albox y en el que un tío suyo murió, mientras que otros dos de sus familiares resultaron heridos.
El presidente de la Asociación de Empresarios del Mármol de Andalucía, Manuel Sánchez, quien ha informado de que Mármoles Ballester no estaba integrada en esta agrupación, ha asegurado por su parte de que los empresarios de la zona en la que está asentado este clan no están siendo víctimas de extorsiones, por lo que el caso de José Antonio G.G., de confirmarse, sería algo puntual.
Durante el día de hoy la Guardia Civil y la Policía Local, cuyos agentes han recibido la llamada de alerta del tiroteo, han permanecido en las dependencias de la empresa, que ha sido totalmente acordonada y a la que han acudido miembros de la Policía Científica y la unidad canina, entre otros.
Mientras avanzaban las investigaciones, de las que se ha hecho cargo el Juzgado de Instrucción de Purchena (Almería), la Policía Local de Olula del Río ha decidido extremar la vigilancia en el municipio para evitar posibles represalias por parte de Los Pertolos.
De este modo, tras el suceso, los agentes reforzarán los cacheos y los registros en vehículos, medida de vigilancia por la que en los últimos meses le han sido incautadas a los miembros de esta familia tanto armas como sustancias estupefacientes.