Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El empresario Flores razonará en el informe de conclusiones su inocencia en la tragedia

En su declaración, aseguró que el descontrol municipal le obligó a "hacerlo mal"
El empresario Miguel Ángel Flores, principal acusado en el juicio por la tragedia del Madrid Arena, razonará mañana en el informe de conclusiones que realizará su defensa la solicitud de absolución, defendiendo su inocencia en los hechos que se le imputan por la muerte de las cinco jóvenes por una avalancha mortal.
Flores abrirá hoy el turno de informes finales de los quince acusados en la vista oral. Cuando concluya esta fase, se procederá al turno de la última labra, un derecho del que el empresario hará uso para reiterar su inocencia, según su abogado. Entonces, el juicio quedará visto para sentencia tras cuatro meses de sesiones.
En su declaración, Flores reprochó al Ayuntamiento, y concretamente a la empresa municipal Madridec, responsable del pabellón, que "jamás" le mostraran un Plan de Autoprotección, recalcando que pensaba que el edificio tenía licencia municipal. También les acusó de que "lo hicieron mal" y que le obligaron a el "a hacerlo mal".
"Yo desconocía completamente la situación del edificio anterior a esta tragedia. No acuso al Ayuntamiento, sino a las personas que conocían en el año 2010 que las cosas se hacían mal y que a mí me lo hacían hacer mal", dijo entonces.
Durante la prueba del juicio, según la fiscal, ha quedado acreditado que se vendieron casi 17.000 entradas y que Flores puso a la venta casi 37.000.
Uno de los agentes de la Policía Científica que practicó la inspección ocular aseguró a la sala que cuando preguntó a Flores sobre el aforo, éste le contesto que podría haber más de 9.000 personas.
Otro agente declaró que el empresario le comentó que no sabía dónde estaban las urnas de las entradas. La Policía Científica halló nueve cajas con tickets dieciséis días después ocultas en el pabellón satélite al principal. El recuento dejó una cifra de 16.791 entradas, teniendo en cuenta que había entradas grupales de hasta ocho personas.