Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El empresario vasco acusado de pagar a ETA queda en libertad

El empresario vasco, José Antonio Jainaga, ya ha sido puesto en libertad. La Guardia Civil detuvo en Bilbao al Consejero Delegado de Sidenor en el marco de una investigación de supuestos pagos a ETA, según han informado fuentes de la lucha antiterrorista. El juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón ordenó el registro de la vivienda del empresario vasco.
El arresto ha sido consecuencia de la documentación intervenida al dirigente de ETA, Javier López Peña, detenido el pasado 21 de mayo en Burdeos junto a otros tres responsables del aparato político. Dichos documentos reflejan el posible pago a ETA de 90.000 euros como consecuencia de la extorsión de la banda terrorista. En el pago no aparecen indicios de que pudiera ser voluntario.
Una vez practicado el registro, y a la vista de lo encontrado en el mismo, los agentes han comunicado al magistrado que iban a proceder a la detención del responsable de Sidenor mientras analizaban la documentación intervenida. Se trataba, en cualquier caso, de una detención policial y no estaba previsto que Jainaga llegara a pasar en ningún momento a disposición judicial, aunque ya ha sido puesto en libertad
La empresa Sidenor Industrial da empleo en el País Vasco a 2.250 personas. La compañía, con centros de producción en Basauri, Vitoria y Reinosa (Cantabria), se dedica a la fabricación de acero.
Otras detenciones
Ya el pasado 12 de junio, y a raíz también del análisis de los documentos intervenidos en esa operación policial,  fueron arrestadas las hermanas María Isabel y Blanca Rosa Bruño Azpiroz por haber pagado "de forma voluntaria" a ETA.
Hasta la detención del consejero delegado de Sidenor, la única gran empresa que había aparecido en la investigación desarrollada por Garzón sobre la trama de extorsión de ETA era Azkoyen, varios ex directivos de la cual llegaron a ser imputados por el pago a ETA de 222.374 euros en 2001. CGS