Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un coronel español dirigió la respuesta al ataque al cuartel general de la misión europea en Malí

El coronel José Antonio Vega Mancera, segundo jefe de la operación de entrenamiento de la UE (EUTM) en Malí, fue el encargado de dirigir la respuesta al ataque que sufrió este lunes el cuartel general de la misión en Bamako por encontrarse ausente en ese momento el jefe de la operación.
El ataque ocurrió pasadas las 18.30, hora local, cuando un número desconocido de hombres armados irrumpió con armas ligeras el hotel de la capital maliense donde está ubicado el cuartel general. Ningún miembro de la misión de la UE, incluidos 35 españoles, resultó herido.
Como respuesta al ataque, y bajo el mando del coronel español, el personal de EUTM aseguró el perímetro y, por tanto, ningún asaltante pudo acceder al interior del cuartel general ni al interior de su perímetro de seguridad, según ha informado el Estado Mayor de la Defensa.
Las fuerzas de seguridad malienses siguen patrullando y dando seguridad por todo el exterior del perímetro del hotel de Bamako, así como por sus alrededores. Para la operación europea, "la cooperación con las fuerzas de defensa y seguridad malienses han permitido la rápida y efectiva reacción ante el ataque".
MÁS DE UN CENTENAR DE MILITARES ESPAÑOLES
España es uno de los países que más militares aporta a esta misión, con alrededor de 120 de un total de 539. El grueso del contingente se encuentra en el campo de entrenamiento de Koulikoro, situado a unos 60 kilómetros de Bamako, donde entrena a los equipos de operaciones especiales y de artillería y morteros de las fuerzas malienses. El resto de militares españoles se encuentra desplegado en los cuarteles generales de la misión en la capital.
Bamako ya fue escenario de un atentado el 20 de noviembre de 2015, cuando un grupo de terroristas vinculados a Al Murabitún y Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) irrumpió en el hotel Radisson Blu y dejó una veintena de muertos.
La rebelión tuareg ocurrida en 2012, a la que siguió un golpe de estado militar y la desestabilización en el norte de Malí, que provocó a su vez la entrada de terroristas yihadistas, llevó a Francia a lanzar una importante operación en este país del Sahel para contener el terrorismo y ayudar al Ejército local a hacer frente a las amenazas.
Esta intervención desembocó después en una operación de la UE, auspiciada por Naciones Unidas, que con más de 550 efectivos se dedica desde principios de 2013 a formar y adiestrar al descompuesto Ejército maliense.