Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los policías españoles repatrían a los delincuentes encarcelados en Venezuela

Los policías españoles que se encontraban retenidos en Venezuela han conseguido finalmente cumplir su función. Dieciocho ciudadanos españoles que cumplían condena en Venezuela por tráfico de drogas han sido repatriados finalmente a España a bordo de un avión de las Fuerzas Armadas españolas, en el que viajan también dos niños nacidos en la cárcel.
"Es un día histórico", dijo el ministro venezolano de Interior y Justicia, Tarek Al Aissami, quien señaló que se iba a proceder a una "operación de carácter profundamente humanitario".
Manifestó el ministro, en un acto en la pista del aeropuerto, antes de despegar el vuelo, que esta operación busca "fortalecer y profundizar las relaciones" entre el Gobierno del presidente Hugo Chávez y el Ejecutivo español.
Añadió, no obstante, que hubo hoy "un hecho lamentable (...) repudiable, que forma parte de permanentes agresiones (...) de medios internacionales" contra Venezuela que "mienten descaradamente".
Dijo de esas informaciones que son "ollas podridas" que "pretenden deteriorar la relación extraordinaria" entre los dos Gobiernos, y citó a El Mundo.es, al tiempo que mostró una copia de la página digital del diario español.
"Titula que un vuelo con policías es retenido en Venezuela", manifestó el ministro, antes de subrayar que desmentía y denunciaba esta "arremetida" y culpó a la "derecha desesperada" de continuar con su campaña contra el Gobierno venezolano.
Destacó la "gravedad de esta noticia", antes de señalar que se trata de una operación que "no tiene precedente alguno en nuestro país", al referirse a la repatriación de los 18 ciudadanos para que cumplan el final de su condena en su país.
"Por fortuna, aquí está el avión, su tripulación y los agentes policiales" españoles a los que el ministro llamó "huéspedes del Gobierno bolivariano" y dijo que recibieron "un trato especial en estrecha colaboración con la embajada de España".
Señaló asimismo la "relación de hermandad y respeto" entre los dos países y denunció el "periodismo manipulador irresponsable".
Comentó también el ministro la voluntad de su Gobierno de "seguir profundizando la cooperación judicial de alto nivel" con España y dijo que se anunciará en próximas fechas el retorno a su país de otros ciudadanos que cumplen condena en Venezuela.
Por su parte, el cónsul general de España en Venezuela, Aníbal Jiménez, quien asistió al acto junto con otros representantes de la embajada española, calificó de "hito" la operación de hoy y dijo que el avión no salió en la noche del miércoles "por motivos técnicos".
Preguntado sobre lo publicado por el medio español, el cónsul comentó que tal vez "alguna persona descontenta por el motivo que sea transmitió su malestar a la prensa".
Los dieciocho ciudadanos españoles han sido repatriados en virtud de un convenio entre Venezuela y España, suscrito en 1994, sobre la ejecución de sentencias penales.
Fuentes policiales en Madrid indicaron a Efe que los cincuenta policías españoles -47 de la Unidad de Intervención Policial (UIP) y tres de Interpol- encargados de custodiar a los reclusos en el vuelo de repatriación, permanecieron en una residencia militar en las inmediaciones del aeródromo, cerca de Caracas.
Las fuentes explicaron que el avión tenía previsto despegar a las 03.00 GMT, pero la salida se retrasó hasta las 13.00 GMT por lo que se decidió trasladar a los agentes a una residencia militar.
Según esta información, no fue posible preparar el avión a la hora prevista de salida, por lo que el plan de vuelo presentado por la tripulación caducó y fue necesario renovarlo.
El avión despegó alrededor de las 18.30 GMT, varias horas después del horario previsto. RSO/AV