Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bronco debate político por la prohibición de las esteladas en la final de Copa del Rey

La decisión de prohibir la entrada con esteladas a la final de la Copa del Rey del domingo ha desembocado en bronco debate político. La Delegada de Gobierno en Madrid Concepción Dancausa explicaba hoy en la COPE que la decisión pretende evitar problemas y conflictos en el campo, pero donde los ha generado ha sido en la política.

El ministro de Justicia en funciones Rafael Catalá apoya la medida mientras que la portavoz de la Generalitat Neus Munté dice que es absurda y que busca crear un problema con la estelada que no existe en Cataluña.

Entre las reacciones, las de la CUP, que invita a desobedecer enseñando la bandera. El diputado de Junts pel Sí Lluis Llach se ha felicitado de que el Gobierno genere, en su opinión, 50.000 independentistas a la semana gracias a sus decisiones, y el portavoz de Cataluña Sï Que Es Poy, Joan Coscubiela, ha dicho que el PP son buitres que se alimentan de carroña. 

Pero incluso en el PP hay discrepancias. El tema no se ve igual desde Madrid que desde Cataluña. El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, decía en RNE que la estelada es una bandera que quiere “romper España”. El líder de los populares catalanes Xavier García Albiol dice que aunque personalmente no le gusta la bandera no cree que la mejor solución sea prohibirla.

A tres días para el partido, todos han elegido bando. Albert Rivera afirma que "él no llevará banderas de Ciudadanos y otros no llevarán banderas independentistas", mientras Pedro Sánchez subraya que "la prohibición no es el camino".

La decisión final la tomará la Audiencia Nacional, que sobre la mesa tiene ya dos recursos; uno del Barça y otro de una sociedad en defensa de los derechos de los catalanes.