Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los etarras huidos podrían haber robado un coche

La búsqueda de los dos presuntos etarras que el lunes hirieron a un gendarme en un tiroteo en Francia prosigue. Vídeo: ATLAS.telecinco.es
De confirmarse que los autores del nuevo robo son los dos etarras que el lunes protagonizaron el enfrentamiento con los gendarmes, estarían huyendo hacia el sureste.
Esta mañana ha sido encontrado el Seat Ibiza, ya en el departamento de Aveyron, y en las cercanías se ha constatado el robo de otro vehículo, una furgoneta Citroen C-15, con las llaves puestas, por lo que se sospecha que los responsables de la nueva sustracción son los dos etarras que continúan su fuga.
 
Las pesquisas de la Subdirección Antiterrorista (SDAT) de la Policía Judicial francesa incluirán la recogida de huellas y posibles muestras de ADN de los vehículos sustraídos por los etarras y el análisis de la munición utilizada en el disparo contra uno de los agentes, según han informaron fuentes de la lucha antiterrorista.
Con estas pruebas y los testimonios de los agentes atacados y otros posibles testigos, los investigadores franceses intentarán determinar la identidad de los dos presuntos etarras. Al tiempo, varias decenas de gendarmes participan en el Plan Erpervier (Gavilán) de búsqueda de los terroristas, al que se han sumado tres helicópteros del Cuerpo militarizado.
Los hechos se produjeron cuando los terroristas robaron un coche y la policía francesa inició una persecución. Uno de los ocupantes del vehículo salió con una pistola y efectúo dos disparos alcanzando uno de ellos la mano de uno de los agentes. El gendarme ya ha sido operado y está fuera de peligro.
ETA intentó envenenar a Garzón
Según publica el diario El País, la banda terrorista habría intentado envenenar al juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón según un documento incautado al último jefe de ETA, Jurdan Martitegi.
Los macabros planes consistían en asesinar al magistrado con veneno introducido en una botella de coñac de calidad que un falso admirador le iba a enviar como regalo.
Jurdan Martitegi fue detenido en Perpiñán el pasado 18 de abril. Sería la primera vez en la historia que ETA atentara de esta manera. EPF