Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las europeas sacuden Holanda, donde la extrema derecha logra segunda plaza

El líder del partido antimusulmán de extrema derecha, Geert Wilders (centro), tras depositar su voto. EFEtelecinco.es
El mapa político holandés ha sufrido una sacudida con las elecciones europeas, que han situado al populista de extrema derecha y antimusulmán Geert Wilders como segunda fuerza del país, lo que supone un duro golpe para los principales partidos en el Gobierno.
Con su Partido para la Libertad (PVV) y un discurso claramente antieuropeo, Wilders ha conseguido cuatro escaños en el Parlamento de Estrasburgo, donde nunca antes había estado presente.
Este dato está basado en los resultados provisionales que se han conocido hoy y que responden al escrutinio del 99,7 por ciento de los votos.
Todavía falta por incluir el voto de los residentes en el extranjero y en las Antillas holandesas, que se conocerán el lunes.
El avance de Wilders, para quien Holanda "se ha despertado" en estas europeas, desbanca a los dos principales partidos en la coalición de Gobierno, los democristianos del CDA y los laboristas del PvdA.
Aunque los democristianos se mantienen como la fuerza más votada, han pasado de 7 a 5 escaños, mientras que los laboristas han sido los grandes derrocados y pierden 4 escaños de los 7 que tenían.
El tercer partido de la coalición de Gobierno, los calvinistas del CU (que se presentan a las europeas con otro partido cristiano, el SGP) es el único pilar del actual ejecutivo que no se resiente, ya que mantiene los 2 escaños que ya tenía e incluso incrementa ligeramente el porcentaje de voto.
También han ganado escaños otros dos partidos claramente pro europeos -los liberales de D66 y los verdes de Groen Links-, que se sitúan en el polo ideológico opuesto a Wilders tanto en temas europeos como respecto al Islam.
Gracias a una campaña directamente centrada en el "sí" a la Unión Europea, los liberales de izquierda pasan de 1 a 3 escaños, igualando a los verdes, que ganan un asiento.
La prensa holandesa asegura hoy que los votantes han reaccionado positivamente a discursos polarizados, con mensajes claros a favor o en contra de Europa y han huido de posturas matizadas como las que han defendido democristianos, laboristas y liberales de derecha durante la campaña.
Varios expertos también aseguran hoy en la prensa que esos partidos se decantarán hacia las voces críticas respecto a Europa, por lo que la victoria de Wilders significará un incremento del euroescepticismo en Holanda.
La gran pregunta ahora reside en conocer las alianzas que se formarán en Europa y sobre todo si Wilders seguirá su trepidante ascenso en las legislativas nacionales, previstas para 2011.
La posición del partido de Wilders en el Parlamento Europeo es todavía incierta, porque en principio no se adscribiría a ninguna de las principales fracciones que lo componen: populares, liberales, socialistas y verdes.
Durante un debate televisado anoche, el líder del PVV sostuvo que mantendría su posición como "único partido independiente" en el Parlamento Europeo.
El líder populista aprovechó ese debate para deslegitimar a la actual coalición de Gobierno, a la que conminó a presentar la dimisión.
Por su parte, tanto la izquierda como el Ejecutivo mantienen que las europeas no pueden tomarse como precedente para las elecciones nacionales, especialmente a causa de la baja participación.
Sin embargo, el líder laborista Wouter Bos ha reconocido que tres escaños "es una gran derrota" para su partido, que se ha propuesto analizar seriamente las causas de su caída.
La participación en estos comicios se situó en un 36,5 por ciento, un 3% por debajo del 39,1 por ciento de las europeas celebradas en 2004.
Holanda es el único país de los Veintisiete que ha adelantado resultados provisionales antes de que termine la ronda de votaciones en toda la Unión el próximo domingo, lo que ha suscitado el malestar de la Comisión Europea, que estima que La Haya no ha respetado las reglas electorales de estos comicios.
Esta polémica también surgió en 2004, pero finalmente Holanda no fue multada por adelantarse a los otros países al anunciar los resultados electorales.
Los resultados oficiales comprobados por la Junta Electoral se publicarán el próximo jueves, cuatro días después de que finalicen las elecciones en los Veintisiete, que se cierran el domingo.