Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un exdirectivo del RCD Mallorca, condenado a dos años de cárcel por apoderarse de más de 600.000 euros del club

La Fiscalía reclamaba tres años para Martí Asensio y el club rojillo elevaba su petición hasta los cinco años de prisión
El exconsejero delegado del RCD Mallorca Javier Martí Asensio ha sido condenado, como autor de un delito societario, a dos años de prisión y a indemnizar al club con 603.769 euros, fondos pertenecientes a la entidad rojilla de los que, según ha confesado, se apropió en 2009 para pagar las acciones que compró al expresidente mallorquinista Mateu Alemany.
El inculpado iba a ser juzgado desde este lunes por el tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Baleares, si bien finalmente ha alcanzado un acuerdo de conformidad con las acusaciones. La Fiscalía reclamaba para el exdirectivo tres años de cárcel y el pago de una multa de dos millones, mientras que el club bermellón, acusación particular en este proceso, pedía hasta cinco años.
Tal y como ha admitido, el acusado se hizo con 500.000 euros del club correspondientes al primer plazo al que hizo frente por la compra 93,2 por ciento de las acciones, mientras que se apoderó de 91.000 euros por labores de mediación, de 11.000 por asesorías y 1.169 euros en gastos de tarjeta no justificados.
En concreto, fue el 7 de agosto de 2009 cuando Mateu Alemany acordó traspasar las acciones a Martí Asensio, en nombre de su sociedad Safín Gestores, por un precio total de 4,2 millones de euros, que quedaría satisfecho mediante el abono de 12 pagarés.
Una vez que el inculpado fue nombrado consejero delegado del RCD Mallorca una semana después, haciendo uso de "las más amplias facultades de gestión y administración" que le habían sido conferidas, con ánimo de "injusto enriquecimiento" y en detrimento de los demás accionistas del club, transfirió a favor de su empresa 500.000 euros, que a su vez pagó a Alemany como primer plazo del pago de las acciones.
Una transferencia que fue realizada el 15 de septiembre de ese año y que, "en definitiva, estaban siendo pagadas con el dinero del club de fútbol", de acuerdo al escrito de conformidad.
Del mismo modo, ese mismo mes y sin contar con aprobación alguna, ordenó otra transferencia por valor de 105.560 euros de la cuenta del club a Safín Gestores en concepto de gastos de mediación en la compra de las acciones, mientras que posteriormente realizó otra disposición de 11.600 euros también a favor de la empresa de su propiedad por supuestos servicios de asesoría.
Finalmente, entre el 3 de septiembre y el 27 de octubre, con la tarjeta que le había sido proporcionada para gastos de representación, efectuó varios pagos sin justificar por un valor total de 1.169 euros.