Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Otro exdirigente de la Junta opta por no declarar en la comisión de los ERE pero al final se enfrenta al PP

El presidente de la comisión llama "a la sensatez" en varias ocasiones por las "acusaciones" entre PSOE y PP-A
El exviceconsejero de Empleo de la Junta de Andalucía Agustín Barberá se ha acogido este jueves a su derecho a no declarar ni a responder preguntas durante la comisión de investigación creada en el Parlamento sobre el caso de las irregularidades detectadas en los expedientes de regulación de empleo (ERE) tramitados por la Administración andaluza al entender que ello "puede suponer una lesión efectiva" de su derecho a la defensa legal en el proceso judicial que lleva a cabo Mercedes Alaya, instructora de este caso en el Juzgado número 6 de Sevilla.
Es por ello que Barberá, que dirigió la Viceconsejería de Empleo entre abril de 2004 y marzo de 2010 y está imputado en el caso de los ERE por cuatro presuntos delitos continuados de prevaricación, malversación, omisión del deber de perseguir delitos y falsedad en documento oficial--, se ha limitado a leer, en su primer turno de intervención, un breve comunicado en el que ha recordado que la Constitución Española reconoce su "derecho fundamental a la defensa en el proceso penal con todas las garantías que este procedimiento" le permite y que, por tanto, elige, por recomendación de su letrada, no declarar ni contestar preguntas en esta comisión parlamentaria.
Pese a ello, y después de señalar ante la comisión que el hecho de que se le obligue a permanecer presente en la sala mientras los grupos parlamentarios formulan sus preguntas puede suponer también "una merma o lesión de su derecho de intimidad", Barberá ha atendido finalmente a algunas de las cuestiones planteadas por el PP-A y ha pedido al presidente de la comisión, Ignacio García, que "conste en acta" su rechazo a algunos de los términos utilizados por la portavoz de IULV-CA, Alba Doblas, en su turno de preguntas.
En concreto, Barberá ha pedido a García que se reflejara su rechazo a las expresiones "tomadura de pelo" y "previo acuerdo" que Doblas ha utilizado, en primer lugar, para criticar que ninguno de los comparecientes que han pasado por la comisión hasta la fecha haya querido contestar las preguntas de los grupos y, en segundo, para referirse a un posible pacto entre las defensas de todos los llamados a esta comisión para no contestar a las preguntas.
Tras hacer caso a su petición, García ha vuelto a dar el turno de palabra a Doblas, quien ha insistido en el "profundo malestar" que le causa a IULV-CA y a "todos los andaluces a los que representan" ver que ninguno de los comparecientes explica qué procedimiento se siguió en la Consejería de Empleo para otorgar ayudas sociolaborales. Barberá le ha contestado que el orden de las comparecencias no lo ha ordenado él y que, probablemente, si él hubiese sido el primero en declarar el pasado martes ella hubiese estado "más relajada". "Por el hecho de que yo acuda en quinto o sexto lugar no tiene por qué echarme la culpa de la actitud de los que me han precedido", le ha reprochado.
REPROCHES ENTRE PSOE-A Y PP-A
Más tenso se ha vuelto la ronda de preguntas cuando ha llegado el turno de PSOE-A y PP-A. Así, mientras que el primero, por boca de su portavoz Antonia Moro, ha vuelto a señalar que tiene 21 preguntas escritas pero que no las iba a formular para "respetar el derecho que le asiste al compareciente" de no contestar, el segundo ha aprovechado su turno para comenzar acusando a los socialistas de que "el silencio de los comparecientes está urdido y orquestado" por ellos, algo que ha provocado una discusión entre Moro y la portavoz 'popular', Teresa Ruiz Sillero, y en la que García ha tenido que intervenir en varias ocasiones para llamar al "autocontrol" y "a la sensatez que se les supone" a todos los parlamentarios.
En este momento, Barberá ha tomado la palabra y se ha "unido a la protesta del PSOE-A" porque, según ha argumentado, la pregunta del PP-A venía precedida "de un juicio de valor que entraña una posición muy concreta" que atenta al honor de su persona y al "del Partido Socialista Obrero Español".
Molesta por estas "interrupciones", Ruiz Sillero ha pedido a Moro que no haga "de abogada defensora" de Barberá y le ha recordado que el objeto de esta comisión de investigación "es el de defender los intereses de los andaluces" y no "velar por los intereses partidistas" del PSOE-A
BARBERÁ CONTESTA ALGUNAS PREGUNTAS
En el transcurso del interrogatorio del PP-A, el exviceconsejero ha querido contestar a algunas preguntas y mostrar su rechazo a los términos utilizados en varias de ellas. Así, por ejemplo, ha criticado que Ruiz Sillero le preguntara quién inventó la expresión "fondo de reptiles" y si "se reunió con el señor Chaves alguna vez para hablar del fondo de reptiles".
"Protesto por el fondo de reptiles. No sé a qué se refiere. Si se refiere al programa 31L aprobado por el Parlamento de ayudas sociolaborales lo comprendería, pero a mi no me consta que esta Cámara haya aprobado nunca un programa con ese nombre", ha dicho para que constase en acta.
También ha intervenido a propósito de la pregunta del PP-A sobre si ocupa en la actualidad una plaza como coordinador de la unidad de prevención de riesgos laborales en la Consejería de Empleo. Barberá, quien ha señalado que no sabe "qué tiene que ver eso" con su condición de funcionario de carrera desde el años 1983 y con las plazas que he ocupado o pudiera ocupar en la Administración publica, finalmente ha afirmado que su plaza "en la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Cádiz es de consejero técnico".
Asimismo, y pese a considerar que la pregunta de Ruiz Sillero sobre quién le paga los gastos de su defensa judicial no era "pertinente con los hechos que se están investigación", Barberá ha afirmado que la abona personalmente de su bolsillo, algo que le ha servido a la 'popular' para recalcar que "ha quedado claro", tras la comparecencia del exdirector general de Trabajo y Seguridad Social de la Consejería de Empleo Daniel Rivera esta mañana, "que se les paga (con el dinero de los andaluces) a unos sí y a otros no".
Barberá también ha negado, a propósito de una pregunta de la 'popular', que tuviera ninguna clave para acceder al sistema de la Seguridad Social y analizar las vidas laborales de los intrusos en los ERE.
SEGUNDO TURNO DE PREGUNTAS DEL PP-A
Por último, y tras solicitar a García la retirada de la pregunta del PP-A de si "cobró comisiones o tuvo un sobresueldo por la tramitación de ayudas" por considerar que "la mera formulación de la misma atenta contra mi derecho al honor", Barberá ha contestado una última pregunta del PP-A, grupo al que García ha concedido el segundo turno de preguntas de diez minutos para continuar con sus preguntas pese a la oposición del PSOE-A, que ha recordado que este turno es para "aclarar" cuestiones del primero y no para hacer cuestiones nuevas.
Aún así, García ha sido flexible y le ha permitido formular algunas preguntas más como "quién dio la orden para que se reconstruyeran los expediente administrativos repletos de irregularidades", qué papel jugó en el ERE de Mercasevilla -- a lo que Barberá ha respondido escuetamente que "el de denunciar ante la Fiscalía esas grabaciones"-- y si, con todas estas circunstancias, se puede "concluir que estamos ante un grave caso de corrupción política que afecta al Gobierno socialista de la Junta y a todos sus miembros".
Barberá ya no ha contestado a estas últimas cuestiones pero ha vuelto a tomar la palabra para ratificarse en su intervención inicial y para añadir que su "deseo" hubiera sido el de "responder a todas y cada una de la preguntas" formuladas aunque, "desgraciadamente", según ha dicho, sus circunstancias procesales se lo "impiden".