Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La exsecretaria de Urdangarin afirma que utilizó la visa de la Infanta "sin ser consciente" de ello

La exsecretaria de Iñaki Urdangarin, Julita Cuquerella, ha señalado ante el tribunal que juzga el caso Nóos que utilizó la tarjeta visa de Aizoon que estaba a nombre de la Infanta Cristina "sin ser consciente" de ello, manifestado que no se dio cuenta de que pertenecía a la hermana del Rey Felipe VI "hasta la cuarta o quinta vez que la usé". La testigo ha asegurado que no tenía autorización de la Infanta para emplearla.
En su declaración, que arrancó hace cerca de tres horas, ha manifestado que ella misma, al igual que Urdangarin, se encargaba de decidir qué gastos cargar a Aizoon. "Iñaki era una persona excesivamente confiada. Me quedé alucinada", ha llegado a afirmar.
Preguntada, factura por factura, por las distintas facturas que fueron imputadas a la empresa sin tener nada que ver con la actividad de la mercantil, la testigo se ha referido en concreto a la contratación de un safari en África que fue abonado con fondos de Aizoon y en el que participaron tanto los exduques como sus hijos.
Al respecto, la exasistenta personal ha manifestado que de ello se encargó el exsecretario personal de las Infantas, Carlos García Revenga, precisando, no obstante, que éste fue quien contrató el viaje pero sobre quién lo cargó "no lo sé". "Sé que Revenga tenía la misma numeración de tarjeta", ha abundado.
En cuanto a si el excontable del Instituto Nóos era quien firmaba los cheques de las compras, la testigo ha aseverado que aquél no tenía poder de decisión y de firma en Aizoon, sino "sólo Urdangarin" y el apoderado y presunto testaferro de éste, Mario Sorribas.
En un extenso informe incorporado a la causa, al que tuvo acceso Europa Press, la Agencia Tributaria (AEAT) elevó a un total de 262.120 euros los fondos que los exduques destinaron a adquisiciones personales de 2004 a 2010 a través de Aizoon, así como 698.824 a la reforma del palacete que poseen en el barrio barcelonés de Pedralbes.
El dictamen precisa que durante esos seis ejercicios se destinaron ingentes cantidades a compras particulares: 6.462 euros en 2004; 433.372 en 2005 -de los que 414.419 euros se destinaron a la reforma del palacete-; 33.747 en 2006; 48.326 en 2007; 62.977 en 2008; 79.840 en 2009 y 34.097 euros en 2010.
Dentro de su pormenorizado análisis, la AEAT reserva un apartado a las operaciones llevadas a cabo con las tarjetas bancarias vinculadas a Aizoon, cargos cuyo importe asciende a un total de 109.299 euros. En esta línea, detalla los conceptos que motivaron cargos en la tarjeta titularidad de Aizoon y la Infanta, entre los que se encuentran 627 euros abonados en ropa infantil en Bonpoint, 845,3 en ocio infantil en el Centro Europeo de Barcelona, y 352 en L'Escarabat Negre por servicios de hostelería.
En cuanto a las operaciones relativas a la tarjeta titularidad de Urdangarin, éstas se engloban bajo conceptos como 'gastos de peajes y carburante' -1.265 euros-, 'billetes de líneas aéreas y ferrocarril' -58.365 euros-, 'restaurantes y alimentación' -13.816 euros-, 'hoteles' -10.271 euros- y 'otros gastos' como artículos de ropa, complementos de moda, entradas para espectáculos, libros, música, electrónica o floristería -8.312 euros-.
El matrimonio llegó a adquirir a la empresa Rosa Cerveto Marta Mas S.L., a través de Aizoon, una estantería de 5.895 euros, un sillón giratorio por 1.552, una mesa de alumnio por 2.665, una alfombra 'little flowers' por 3.450, un 'pouf' de cuero por 968, diez sillas 'masai' de piel por un total de 9.550, dos sofás por 10.143, un mueble-bar por 6.298 y dos cortinas de estilo japonés por 5.580, entre otros numerosos artículos.
EL ARQUITECTO DE PEDRALBES FACTURÓ 20.000 EUROS POR REFORMAS PRIVADAS
Por su parte, Marc Viader, arquitecto que reformó parte del palacete de Pedralbes, admitió ante agentes de la Policía Nacional haber facturado por estas obras 20.000 euros a través de Aizoon por orden de Urdangarin, concretamente en el año 2005, a pesar de que la factura se correspondía a nivel privado con el encargo de rehabilitación, reforma y ampliación del domicilio particular que el matrimonio posee en la calle Elisenda de Pinós de Barcelona.
Clases de 'coatching' por 6.672 euros, de salsa y merengue por 707, celebraciones de cumpleaños y eventos infantiles por más de 800 euros, así como comidas y cenas en lujosos restaurantes se añaden a la lista de gastos en que incurrieron los Duques con cargo a las cuentas de Aizoon, mientras ésta se nutría de los fondos que las Administraciones balear y valenciana pagaron al Instituto Nóos y cuya mayor parte fue a parar a los bolsillos de Urdangarin y Torres.
Asimismo, en el auto por el que la Audiencia Provincial de Baleares dejó abierta la vía para que la Infanta fuese imputada por fraude fiscal, señaló que Aizoon no era más que una pantalla y se constituyó con una finalidad defraudatoria.