Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"De esta forma nunca vamos a cerrar heridas"

Desde la Asociación vallisoletana se asegura que la decisión de Alto Tribunal "es sorprendente, aunque en este país ya no nos sorprende nada". 
Según ha comentado el presidente de la ARMHV, Silvino Martín, "cuando un juez pide investigar dónde están los desaparecidos se ponen trabas y tabúes para conocer la verdad".
Esto, según ha explicado, responde a que "todavía se sigue manteniendo la ideología pasada porque no se quiere investigar lo que sucedió". Tal y como ha comentado Martín, "lo que nos queda ahora será salir de España para poder investigar".
Por su parte, el presidente de la Federación Estatal de Foros por la Memoria Histórica, José María Pedreño, ha explicado que la decisión del Supremo "es inicialmente un ataque político" que supone un "nuevo golpe a las asociaciones para que la cosa quede en una simple cuestión nostálgica".
Según ha mantenido, "en las instituciones aún hay mucho franquista y herederos del franquismo". "Es un problema de Estado y no se está haciendo Justicia", ha sentenciado Pedreño.
En la mañana del miércoles, el Tribunal Supremo ha admitido a trámite una querella contra el juez Garzón en la que se le acusa de un delito "palmario, premeditado, consciente y creyéndose impune" por su actuación en el proceso que inició por la desaparición de personas durante la Guerra Civil y la dictadura.
"Esta sala, sin valorar ni prejuzgar lo sucedido, entiende que no se dan las condiciones para rechazar la admisión a trámite de esta querella", ya que "lo afirmado en la querella no es algo que, ab initio, pueda considerarse ajeno al tipo penal de prevaricación, al menos como hipótesis que no se advierte sea ni absurda ni irracional", afirma el Alto Tribunal en el auto de admisión. EPF