Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los abogados de los franquiciados de Vitaldent califican de "salvaje" el sistema de contratos de la compañía

Los abogados de los franquiciados de las clínicas dentales Vitaldent han afirmado este miércoles que sus clientes estaban sujetos a un sistema de franquicias "salvaje" en el que el 98 por ciento de las cláusulas de los contratos eran penales, es decir, "se castigaba todo sin ningún tipo de contraprestación".
Así lo han afirmado Rafael Franco y José María Rodríguez, de Sanguino Abogados, a las puertas de los Juzgados de Instrucción número 2 de Majadahonda (Madrid) donde está previsto que al menos cuatro de los trece detenidos por la 'Operación Topolino' declaren ante el juez. "Esto se ha denunciado y ahora entramos en fase de instrucción, que será larga y compleja", ha afirmado Franco.
Por el momento hay personadas cinco franquicias de la firma, ya que, según han explicado los letrados, "al estar en secreto de sumario era imposible la personación de las mismas en el caso". Sin embargo, ahora han asegurado que entienden que se personen el resto de las franquicias perjudicadas.
Ambos letrados han afirmado que el caso se comenzó a investigar hace tres años y que "fue creciendo". "Primero se pusieron las denuncias iniciales en el grupo de Canillas, en la Policía Nacional, lo tomó Anticorrupción y aquí estamos", han explicado.
Respecto al modelo de negocio que seguían las clínicas, han asegurado que "no se puede hacer valoraciones rápidas" y que "al parecer la marca Vitaldent hacía aplicar sobrecostes de manera continuada y sostenida en el tiempo a los franquiciados; aplicaba de manera perversa el sistema informático donde se establecía la información y toda la facturación así como cánones que no figuraban en el contrato de franquicias". "También se practicaban auditorías internas que servían para doblegar el ánimo de los franquiciados", han apuntado.
Del mismo modo, Rafael Franco ha asegurado que "la marca obligaba a comprar materiales a la firma, a Vitaldent, pero si se encuentran mejores precios del mismo material y referencia - sin pertenecer a franquicia-- es lo que nos llame la atención y eso es lo que hay que investigar".