Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los funcionarios votan hoy el acuerdo con Justicia

Los trabajadores de Justicia votan hoy el preacuerdo aunque la huelga parece que llegará a su fin esta misma mañana tras más de 60 días de protesta. Los sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO, han firmado el fin de los paros, mientras que el representantes de justicia de CCOO y los sindicatos minoritarios CSI-CSIF y STAJ han optado por llevar el documento a votación. Hay más 130 mil actuaciones judiciales suspendidas. Se tardará al menos 4 meses en recuperar la normalidad.
El ministro de Justicia en funciones, Mariano Fernández Bermejo, ha conseguido "in extremis" cerrar un acuerdo con los sindicatos de Justicia, un acuerdo que ha generado una importante brecha en las centrales sindicales.
El grado de división que ha provocado el acuerdo ha sido tal, que los firmantes del acuerdo, el secretario de la Federación de Servicios Públicos de CCOO, Miguel Segarra, y su homólogo en UGT, Julio Lacuerda, salieron de la sede del Ministerio de Justicia escoltados por Policía, entre abucheos y gritos de "traidores" y "nos habéis vendido". Pese a todo, los cuatro sindicatos convocantes de los paros comparten el contenido de un documento que recoge una parte sustancial de sus reivindicaciones económicas. 
Aumento de 190 euros  
El acuerdo supone para los funcionarios de Justicia no transferidos un aumento salarial progresivo de 190 euros mensuales de aquí a julio de 2009 -pedían 200 con efectos retroactivos a 1 de enero de 2008-, así como una paga única de 480 euros a primeros del año que viene a compensar lo no cobrado durante este primer semestre.
En el pacto firmado por CCOO y UGT, los funcionarios se comprometen también a poner al día el trabajo pendiente tras 60 días de huelga en un plazo de tres meses y a adaptarse a las nuevas tecnologías. Estas "horas extras" serán de carácter voluntario, serán remuneradas y a ellas se podrán acoger todos los trabajadores que lo deseen.