Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La nieta de un fundador de Banesto e Iberdrola dice que su gestor suizo manipuló su cuenta para la Púnica

Asegura que en 2012 cerró la cuenta en Crédit Suisse, sacó 25.000 euros y se fue "de compras", pero al juez le extraña de que pudiera hacerlo
María Concepción de la Mora, nieta de uno de los fundadores de Banesto y de Iberdrola, César de la Mora, asegura que su gestor suizo manipuló su cuenta para la 'trama Púnica'.
En su declaración ante el juez Eloy Velasco, a la que ha tenido acceso Europa Press, María Concepción de la Mora explica que ella tenía una cuenta en Suiza, en Zurich, porque la heredó de su padre y éste, a su vez, de su abuela.
De la Mora asegura, a preguntas de la fiscal, que el cien por cien del dinero que tenía en ella lo había heredado, pero no llega a precisar nunca qué cantidad tenía. Sí reconoce que no lo había declarado nunca a la Hacienda española, pero sí a la Hacienda suiza.
La fiscal se extraña de que esta señora, que declara ser ama de casa, que nunca ha trabajado, que tiene los conocimientos financieros "justitos" y que es viuda, tenga un gestor en Suiza y que viaje habitualmente al país helvético.
Ella explica que el dinero siempre estuvo ahí desde que ella tiene conocimiento porque su abuelo era un hombre "muy emprendedor" y fue "fundador de Banesto, fundador de Ibredrola con otros señores". "Era Cesar de la Mora", aseguró e insistió: "hacía muchas inversiones, tenía muchísimas empresas, en un momento dado se hizo residente para poder tener dinero en el extranjero y estuvo viviendo allí mucho tiempo".
El juez le dice que le parece "raro" que se haya mandado dinero para ella desde una cuenta del BNP Pariba, cuyo titular era David Marjaliza, desde CS Zúrick, el 5 de enero de 2006. Un total de 60.000 euros.
"¿Recibió usted el dinero equivalente en España a 60.000 euros?", la inquiere el juez, a lo que ella responde que "no" y pregunta aparentemente extrañada "60.000 euros, en mi cuenta?, no".
Ante lo que el juez replicó: "¿Entonces es que algún gestor bancario le manipuló la cuenta sin su autorización?". María Concepción de la Mora respondió: "Por supuesto" y aseguró desconocer a Marjaliza y saber de él sólo por lo que había visto en televisión.
PERDIO DINERO "A MANOS LLENAS" CON MADOFF Y LEHMAN BROTHERS
Aclara que ella vivió dos años en Suiza cuando terminó cuarto curso en España y otros dos en Inglaterra y que desde entonces viajaba a Zúrich con asiduidad, aunque ahora casi no lo hace. Cuando iba, explicó, gastaba del dinero de esa cuenta.
Sin embargo, considera que las inversiones que tenía allí iban "muy mal" porque perdió dinero "a manos llenas". "Lo que sí me acuerdo es que tenía un dinero en Madoff y Lehman Brothers y en un momento dado nos dijo (el gestor) que se había ido al traste", aseguró ante el juez remarcando una buena pronunciación en inglés del nombre de las sociedades, pero sin precisar cantidades.
Explicó que su gestor en Crédit Suisse se llamaba Marcell Pillard y que algunas veces venía a España y le traía dinero. Quedaban en un hotel "en la Castellana", aunque no recuerda el nombre pero admite que podría ser el Intercontinental, aunque a veces dice que iba ella misma a Suiza porque la gustaba visitar su antiguo colegio.
SABIA "LO JUSTITO" DE FINANZAS PERO INVERTIA EN LA BOLSA AMERICANA
María Concepción de la Mora dijo ante el juez saber "lo justito" de finanzas, pero cuando la preguntan sobre las cuentas que tiene en España dice que había invertido en bolsa americana a través de la Banca March, pero que en noviembre lo retiró porque la dijeron que la bolsa americana iba a ir mal y metió el dinero en otra entidad financiera: "Caminos". También explicó que tenía "una cuenta en Barcklays que ahora es Caixa" y otra "en Banesto, que ahora es Banco Santander".
Dijo suponer que había dado autorización a su gestor en Suiza para que hiciera inversiones en su nombre. "Yo a Marcell le decía que lo llevara lo mejor posible. El invertía, no se si eran acciones o fondos, en lo que invierten los bancos", aseguró e insistió en que ella "no controlaba nada".
Y como había perdido dinero con las inversiones en las dos sociedades americanas dijo que estaba deseando acabar con el dinero en Suiza, por eso, afirma que en 2012 viajó al país helvético, cerró la cuenta, sacó los 25.000 euros que la quedaban y se fue "de compras".
Al juez le parece extraño que en Suiza se pueda cerrar de golpe una cuenta y sacar de una vez todo ese dinero y le explica a la señora que en España no se puede.