Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El georradar para buscar los restos de Cervantes entrará el lunes en el convento de las Trinitarias

El georradar para buscar los restos de Miguel de Cervantes entrará el lunes, 28 de abril, en el convento de las Trinitarias, en pleno barrio de Las Letras, como ha informado este miércoles el Ayuntamiento de Madrid, cuando se cumplen 398 años del enterramiento del escritor.
El historiador Fernando de Prado, el investigador y experto en el uso de georradar Luis Avial y el antropólogo forense Francisco Etxeberría presentaran este viernes en rueda de prensa el proyecto de investigación sobre el lugar de enterramiento en Madrid de Miguel de Cervantes, una iniciativa que cuenta con financiación municipal.
Será a las 10 horas en el Museo de San Isidro, en pleno barrio de La Latina. En la rueda de prensa los expertos ahondarán en los aspectos históricos que apoyan la hipótesis en torno al enterramiento de Miguel de Cervantes en el convento de las Trinitarias, así como los aspectos técnicos de la investigación.
NO ES UNO DE LOS TRABAJOS MÁS DIFÍCILES
El geofísico Luis Avial, colaborador habitual de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, aseguró en una entrevista a Europa Press que la búsqueda de los restos de Miguel de Cervantes en el convento de las Trinitarias Descalzas de San Ildefonso "no es uno de los trabajos más difíciles que se pueden hacer con el georradar".
Con todas las cautelas posibles, el director técnico de Cóndor Georadar explicó que está "absolutamente documentado" que Cervantes fue enterrado en este convento de la orden trinitaria, "a la cual debió principalmente su rescate" cuando fue apresado en Argel, como reza la placa conmemorativa que preside un lateral del edificio.
Lo que no está documentado es que el cuerpo del escritor fuera exhumado una vez que se remodeló el convento. Sobre él se edificó la actual iglesia y se presupone que los restos óseos se trasladaron a un lateral del nuevo templo.
Ahora, cuatro siglos después de la muerte del genio del Siglo de Oro, el Ayuntamiento de Madrid ha dado luz verde a una financiación inicial de 12.000 euros para iniciar la búsqueda mediante georradar, después de que la Comunidad autorizara al promotor del proyecto, el historiador Fernando Prado, a sondear el subsuelo del convento, que es Bien de Interés Cultural.
Avial --colaborador de la Guardia Civil y Policía Nacional en casos como la búsqueda del cuerpo de Marta del Castillo o de los niños del caso Bretón y que ha participado en la detección de más de un centenar de fosas-- defiende el "trabajo serio, riguroso y científico" que compartirá con la sociedad Aranzadi, capitaneada por el forense Francisco Echeverría, quien en su currículo cuenta con la exhumación de los restos del poeta Pablo Neruda.
DIGNIFICAR LA TUMBA DE CERVANTES
Esa búsqueda por georradar, con la que se persigue "identificar y dignificar la tumba de Cervantes", se centrará en una zona "muy concreta del convento", determinada por la documentación histórica, donde se trabajará con "absoluta delicadeza" y sin afectar en exceso la vida de las monjas trinitarias ya que en ningún momento se picará o dañará la planta, simplemente se escanearán las paredes del suelo.
El georradar, como ha explicado Avial, no es más que un "TAC nuclear de hospital pero móvil": emite una ligera radiación que excita los compuestos morfológicos del subsuelo para dar con las cavidades en las que hay material osteológico. Es, en definitiva, "una radiografía algo más sofisticada de la estructura del subsuelo".
Tras unas semanas de análisis de lo encontrado y la elaboración de un plano tridimensional, será el forense Echeverría quien entraría en acción. Haciendo gala de la máxima prudencia, Luis Avial ha apuntado que no cree que tenga "ninguna dificultad en identificar los restos de Cervantes, en el caso de que se encuentren".
Si finalmente se diese con los restos del escritor en pleno Madrid de los Austrias, el descubrimiento se convertiría en un auténtico reclamo turístico para la ciudad, tal y como es Stratford-Upon-Avon, auténtico lugar de peregrinaje para los amantes de la pluma de William Shakespeare, coetáneo de Cervantes y con quien comparte año de defunción, 1616.