Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La gerente del PP asegura que los dos ordenadores de Bárcenas estaban vacíos y que aún así lo formatearon

La juez ha tomando declaración en calidad de imputada a la gerente del PP.
La gerente del Partido Popular, Carmen Navarro, ha asegurado este jueves ante la juez de instrucción número 32 de Madrid, Rosa María Freire, que los dos ordenadores que el extesorero del PP Luis Bárcenas tenía en sede nacional del partido en la calle Génova estaban vacíos y que, una vez comprobado esto, decidieron proceder a un protocolo de borrado y formateo para asignarlo a otra persona, según han informado fuentes jurídicas.
De esta forma, Navarro -que ha declarado durante más de una hora y media y que sólo ha respondido a preguntas de la juez, de su defensa y del abogado del PP-- ha negado la versión dada por Bárcenas ante este mismo juzgado en la que sostuvo que en sus ordenadores había recibís que afectaban a "determinados sujetos del PP" y una carpeta sobre los pagos a Libertad Digital que afectaban a la causa abierta en la Audiencia Nacional por la presunta caja B del PP, además de "documentos que afectaban a la campaña electoral".
La gerente del PP ha explicado que Bárcenas comenzó a mostrar interés por recuperar sus ordenadores después de que, a partir de enero de 2013, empezaran a aparecer noticias sobre su supuesto dinero en Suiza y sobre la contabilidad en B del partido. Fue en este momento, además, en el que Navarro, consultando a la secretaria general, María Dolores de Cospedal, ordenaron que no se dejara entrar en Génova a Luis Bárcenas, lo que motivó una posterior demanda de éste.
En enero de 2013, Navarro ordena que el responsable de informática, José Manuel Moreno, procediera al "borrado seguro" de los ordenadores custodiados por esta persona, una orden que quedó paralizada hasta que, el 21 de abril, el juez desestima la demanda de Bárcenas contra el PP por lo que considera un robo de sus ordenadores.
En ese momento, se reactiva el borrado de los ordenadores. Fue Moreno el que comprobó, según las citadas fuentes, que en los ordenadores de Bárcenas no había claves de acceso ni ninguna información, procediendo a continuación al formateo de los mismos.