Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El sector guipuzcoano de EA abandona el partido y creará una nueva formación

El presidente de EA en Guipúzcoa, Iñaki Galdós. EFE/Archivotelecinco.es
Los máximos dirigentes de EA de Guipúzcoa, encabezados por su presidente, Iñaki Galdós, han decidido hoy abandonar la formación nacionalista y crear un nuevo partido, que se denominará Alkarbide, ante las diferencias "irreconciliables" que mantienen con el sector oficial.
Un total de 15 miembros de la Ejecutiva de EA de Guipúzcoa han suscrito un comunicado en el que denuncian que el partido se ha vuelto "irreconocible" para la mayoría de sus votantes, tras lo que anuncian la puesta en marcha de un nuevo proyecto "abertzale, democrático y socialdemócrata".
La decisión ha sido adoptada en una reunión mantenida hoy en Zarautz (Guipúzcoa) por los integrantes del denominado "sector crítico" de EA, que el pasado sábado presentaron en San Sebastián las conclusiones de un proceso de reflexión, que han llamado "Suspertu", iniciado tras los malos resultados en las elecciones autonómicas del pasado 1 de marzo.
En la nota se explica que en las próximas semanas crearán la comisión promotora de Alkarbide, "cuyos postulados ideológicos y estratégicos, así como los trabajos para su constitución, se definirán antes del final de 2009".
El comunicado lo firman los principales dirigentes de EA de Guipúzcoa, como su presidente, Iñaki Galdós, el diputado de Hacienda de este territorio, Pello González, el portavoz en las Juntas Generales, Joxean Rekondo, el alcalde de Zarautz, Jon Urien, y once integrantes más de la Ejecutiva guipuzcoana de la formación nacionalista.
Los "críticos" denuncian que "el constante declive electoral de EA" se debe "sobre todo a una deriva estratégica" que el electorado de este partido "no sólo no ha entendido, sino que ha castigado de manera clara".
Este sector, que obtuvo un 40% de representación en el último Congreso de EA, dice haber sido "excluido" de las decisiones estratégicas fundamentales adoptadas por el partido en los últimos tiempos, que "han ido tomándose en foros no oficiales" de la formación, entre las que destaca "la decisión sobre la fórmula electoral y el giro estratégico que ha supuesto la evidente apuesta por un polo soberanista con las fuerzas políticas de la autodenominada izquierda abertzale".
Los dirigentes guipuzcoanos afirman haber efectuado un "esfuerzo leal y sincero" por la "integración interna" sobre la base de "la recuperación de las señas fundacionales" del partido, pero dicho afán "no ha sido correspondido" al haber sido "excluidos" de la organización y definición de contenidos del congreso extraordinario que EA celebrará este mes.
"Además, hemos sido testigos de cómo se pretende reorganizar el partido de tal manera que el objetivo principal es la liquidación interna de su corriente más leal con el proyecto fundacional", afirman en alusión a la ponencia de Estatutos.
Tras explicar los motivos por los que EA de Guipúzcoa ha llevado a cabo el proceso de reflexión "Suspertu", los firmantes lamentan que el resto del partido no haya visto necesaria dicha revisión y "hayan centrado todos sus esfuerzos en diseñar una estrategia conducente a la exclusión de la sensibilidad que, se acepte o no, mayores adhesiones sociales ha obtenido".
Los críticos anuncian su "compromiso público" de "articular un nuevo movimiento de ámbito nacional, abertzale, democrático y socialdemócrata denominado 'Alkarbide'", que buscará "rescatar la línea fundacional que dio origen a Eusko Alkartasuna, un partido que se ha vuelto irreconocible para la inmensa mayoría de sus votantes, lo que le ha llevado a su mínima expresión", al obtener un único parlamentario en los últimos comicios autonómicos.