Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fuerte "oleaje" impide alcanzar la isla donde se busca a los españoles desaparecidos en Indonesia

Las familias de Víctor y Jorge prevén acceder a ella "en helicóptero" este mismo viernes
La expedición promovida a la isla de Sangeang por las familias de Víctor García Montes, nacido en Sevilla hace 43 años y procurador en los tribunales de Madrid, y de su amigo Jorge, ambos desaparecidos en el marco del hundimiento de una embarcación que navegaba entre las islas indonesias de Lombok y Komodo, no ha llegado hasta la costa de la isla como consecuencia de los arrecifes y barreras de coral que la rodean y del fuerte "oleaje", según han informado a Europa Press fuentes de la familia García Montes.
La expedición ha contado con la participación de un "amigo íntimo" de Víctor García Montes y un hermano de Jorge, pero la embarcación en la que ambos intentaban alcanzar la isla de Sangeang no ha podido acceder a la costa de tal isla como consecuencia de los arrecifes que la rodean y el fuerte "oleaje", por lo que las adversidades meteorológicas seguirían complicando las labores de búsqueda de estos dos españoles que la noche del pasado lunes, tras el mencionado naufragio, habrían sido avistados por unos pescadores en la costa norte de la isla.
"Lo más fácil, a la hora de la búsqueda y el rescate, es la vía aérea", ha dicho un portavoz de la familia de Víctor García Montes, quien explica que las familias de ambos españoles están intentando alquilar "un helicóptero" para llegar hasta la cara norte de la isla. Para este viernes, si todo va bien, las familias de Víctor y Jorge podrían comenzar ya sobrevolar la isla en un helicóptero. "Esperamos también ayuda de las autoridades locales", ha dicho este portavoz confiando en que así sea.
LAS FOTOGRAFÍAS DE VÍCTOR GARCÍA
La familia de Víctor García Montes, además, ha rogado a los medios de comunicación que se abstengan de usar y difundir las fotografías de Víctor que circulan en las redes sociales y ha anunciado que espera emitir sobre las 13,00 horas de cada jornada un "comunicado" con los progresos de la operación de búsqueda.
El barco naufragado cubría una ruta entre Labuhan y Pulau Komodo cuando, a las 13,00 horas del sábado (8,00 hora peninsular española) y bajo el castigo de una fuerte tormenta, encalló en una barrera coralina y finalmente volcó sobre las 19,00 horas, según el coordinador de la Oficina de Búsqueda y Rescate de Bima.
En la embarcación, según han informado a Europa Press fuentes de la familia de Víctor García Montes, viajaban cinco tripulantes y 20 turistas, entre ellos este procurador sevillano de 43 años de edad y su amigo Jorge. La familia de Víctor García Montes, que conecta el naufragio de la nave con la avería sufrida por los motores de la misma, ha explicado que cuando la embarcación finalmente comenzó a volcar, los náufragos decidieron echarse al mar en el único bote de salvamento de la embarcación e intentar alcanzar una isla que se divisaba en el horizonte.
A NADO HASTA LA ISLA
Dado que el bote sólo contaba con capacidad "para cuatro personas", siempre según el relato de la familia del procurador, basado en el testimonio de uno de los náufragos rescatados, organizaron una serie de "turnos" para navegar sobre el bote o nadar a su lado. Ante la lenta "progresión" del bote, varios de los náufragos se habrían desligado del mismo para alcanzar la isla a nado, por su propia cuenta, una iniciativa que fue seguida por "un segundo grupo", siendo todos éstos "rescatados" tras alcanzar el sur de esta isla.
Víctor García Montes y Jorge habrían permanecido no obstante junto al bote, en el agua, pero cuando un barco pesquero llegó hasta el mismo y, al rescatar a los restantes náufragos, se comprobó que habían desaparecido, comenzó a cobrar fuerza la hipótesis de que al acercarse la caída de la noche, hubiesen decidido alcanzar también la isla nadando en solitario. No obstante, las citadas fuentes señalan que en aquellos momentos, una fuerte "corriente" derivada de las adversidades meteorológicas podría haber "arrastrado a ambos hacia el norte, hacia aguas abiertas".
Pero las familias de Víctor García Montes y Jorge se aferran al testimonio de unos pescadores que habrían trasladado a las autoridades locales que mientras navegaban por aguas del norte de la citada isla avistaron "a dos hombres, dos turistas", que habían llegado a la playa procedentes del mar, porque esta isla en cuestión, de 13 kilómetros cuadrados y coronada por un pico de unos 1.900 metros de altura, "está deshabitada" en ese sector.
Aunque las autoridades locales defienden que la isla ha sido "batida" ya sin encontrar rastro de ellos, la familia de Víctor García Montes explica que él y su amigo Jorge cuentan con "mucha experiencia en la montaña y en el mar", con lo que con toda probabilidad "han entrado en la isla, en el bosque, a buscar agua". "Son personas muy preparadas física y mentalmente", dice la familia de Víctor.