Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tres policías imputados niegan lesiones a internos del CIE y dicen que se las hicieron ellos

Los tres agentes de la Policía Nacional imputados por las presuntas lesiones a internos del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la Zona Franca de Barcelona en fin de año han negado este viernes en el juzgado haberles agredido y han asegurado que se las causaron en peleas entre ellos.
Según ha explicado en declaraciones a los medios tras los interrogatorios el abogado de los seis denunciantes, Andrés García, los agentes han asegurado que el 31 de diciembre hubo una situación de tensión entre los internos, que entró el jefe de turno y los llevaron a las celdas.
Esto contribuyó a aumentar la tensión: los internos se plantaron y acudieron media docena de antidisturbios que, según los policías imputados, se pusieron ante ellos y la situación se relajó, aunque los denunciantes dieron una versión diferente y aseguraron que hubo una carga en el patio y diferentes agresiones.
Los policías reconocen que los antidisturbios entraron en el recinto pero que no hicieron ningún tipo de actuación, sino que estuvieron cinco minutos y se fueron, al contrario de los denunciantes que dicen que intervinieron con las defensas y los agredieron.
El abogado ha lamentado que el CIE no hubiese conservado las grabaciones de los incidentes para esclarecer los hechos y, en este sentido, ha asegurado que seguirán investigando para saber por qué no se conservan las imágenes.
El director del centro, que lleva poco más de un mes en el cargo, ha explicado este viernes como testigo que desde entonces han empezado a conservar las imágenes de las cámaras de seguridad y, el subdirector de seguridad ha dicho que tras los incidentes pidió a la Policía las filmaciones, pero les dijeron que se había grabado encima y por tanto se habían perdido las primeras.