Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez ordena ingreso en prisión del detenido por retener a un menor junto a un colegio del centro

El imputado, con antecedentes de epilepsia, dice no acordarse de nada
Un juez de Sevilla ha ordenado el ingreso en prisión del hombre de 55 años de edad que fue detenido el pasado jueves por retener por el cuello a un menor de cuatro años de edad cuando se bajaba del autobús escolar para ir al colegio Santa Isabel, ubicado en el centro de la capital hispalense.
Fuentes judiciales han informado a Europa Press de que el detenido, identificado como A.M.U., compareció en la tarde del pasado viernes ante el juez de refuerzo del Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, quien ordenó su ingreso en prisión por un delito de detención ilegal. Una vez en prisión, está previsto que sea derivado al Hospital Psiquiátrico-Penitenciario.
En este sentido, fuentes del caso consultadas por Europa Press han precisado que, en su comparecencia ante el juez, el detenido aseguró no acordarse de nada de lo ocurrido.
Tras ser detenido por la Policía Nacional, el imputado fue inicialmente derivado a la unidad de Psiquiatría del Virgen del Rocío, donde fue sometido a un TAC por los especialistas.
El detenido, de nacionalidad española, tiene antecedentes de epilepsia no tratada y "alteraciones" cerebrales, mientras que supuestamente también sería consumidor de sustancias estupefacientes, y en concreto de hachís.
Los hechos ocurrieron sobre las 8,45 horas del jueves, cuando el menor se bajó en la calle Hiniesta del autobús que lo trasladaba al colegio Santa Isabel y, en un momento dado y por causas que hasta el momento se desconocen, el hombre imputado lo agarró por el cuello y lo retuvo.
En ese momento, tanto la víctima como otros menores se pusieron a gritar, lo que motivó que el padre de uno de los niños allí presentes se fuera hasta el sospechoso, que no quería soltar a la víctima, y lo redujera hasta que, de inmediato, llegaron varios agentes del Grupo Hércules de la Policía Nacional hasta el lugar de los hechos y procedieron a su detención.
La Policía Nacional imputó un delito de detención ilegal al encausado, al que no le constan antecedentes, mientras que el menor no sufrió lesiones de ningún tipo.
La Policía continúa investigando los hechos para intentar dilucidar qué ha ocurrido realmente y cuál era la intención del detenido, por lo que ha tomado declaración a los testigos de los hechos, entre ellos a los padres de los menores que se encontraban en el lugar, algunos de los cuales apuntaron que el detenido quería llevarse al menor y que se trataría de un intento de secuestro.