Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La inquietud por el paro toca techo pero los españoles mantienen el pesimismo

La preocupación de los españoles por el paro ha tocado techo y se mantiene como el principal problema para tres de cada cuatro ciudadanos, aunque la visión general de la situación económica sigue empeorando y ya casi el 75 por ciento la califica de "mala" o "muy mala".
Así se desprende del último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) correspondiente al mes de febrero, que señala que el paro es la principal preocupación para el 75,2 por ciento de los españoles (una décima menos que en la encuesta del mes anterior), seguido de los problemas de índole económica, con el 54,4, que son dos puntos y medio más que en enero.
El aumento de la preocupación por el desempleo había sido gradual desde hace un año, y alcanzó un récord histórico el pasado enero, cuando casi se duplicó el porcentaje de españoles que enumeraban este asunto como el principal problema del país en comparación con el mismo mes de 2008.
Tras el paro y la economía, el terrorismo se mantiene como la tercera cuestión que más preocupa a los ciudadanos, con el 20,6 por ciento, casi dos puntos menos que el mes anterior, en tanto que la inmigración, con el 16,4 por ciento, continúa en cuarto lugar y también se reduce en 3,5 puntos.
La vivienda es apuntada por el 11,6 por ciento de los encuestados, dos puntos menos que treinta días antes.
Cuando se pregunta a los encuestados cuál es el problema que personalmente les afecta más, el 45,7 por ciento menciona los asuntos de índole económica, y un 37,7 por ciento cita el desempleo.
Para el 74,6 por ciento de los encuestados la situación económica es "mala" o "muy mala", y un 21,7 por ciento la describen como "regular".
Dentro de un año, el 39,3 por ciento de los españoles piensa que la situación económica del país habrá empeorado, mientras que un 32,6 por ciento augura que se mantendrá igual y un 17,3 por ciento confía en que mejorará.
La encuesta del CIS se ha efectuado sobre una muestra de 2.500 entrevistas, que se realizaron entre el 4 y el 10 de febrero, en plena precampaña electoral para los comicios gallegos y vascos del 1 de marzo.
Respecto a la situación política, el 47,2 por ciento cree que es "mala" o "muy mala" y sólo el 10,5 por ciento la califica de "buena o "muy buena".
Suponen estas cifras un incremento de casi siete puntos del pesimismo de los españoles con respecto al mes anterior.
Algo más de la mitad, en concreto el 52,8 por ciento, estima que la coyuntura política se mantendrá igual dentro de un año, el 22,7 por ciento vaticina que empeorará y el 9,2 por ciento es optimista en cuanto a su mejoría.
En términos generales los resultados de este barómetro son muy similares a los de la anterior encuesta del centro sociológico.