Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El intermediario bancario de Granados y Marjaliza tenía en casa más de 120 obras de arte, algunas de Miró y Dalí

Los agentes de la Guardia Civil que registraron el domicilio del intermediario bancario que emplearon el exsecretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, y el empresario David Marjaliza, localizaron más de 120 obras de arte entre las que hay cuadros de pintores como Miró o Dalí.
El empresario Michael Trevor Langdon recogía en efectivo el dinero que le entregaba Granados, en ocasiones en su despacho oficial y posteriormente se encargaba de ocultarlo en una cuenta en Suiza. Este mismo procedimiento fue utilizado por Marjaliza.
En su vivienda particular Langdon conserva, además de medio centenar de lienzos de renombrados autores, muebles antiguos como sillas y bargueños, esculturas y joyas. Los agentes reflejaron los valiosos objetos en un extenso reportaje fotográfico incorporado al sumario de la trama Púnica, al que ha tenido acceso Europa Press.
Michael Trevor Langdon reveló al juez Velasco en el interrogatorio del 7 de octubre de 2015 los movimientos que hizo como intermediario de Francisco Granados y dijo desconocer la cantidad aproximada que llegó a blanquear, así como la procedencia de este dinero. Sin embargo, en el caso de Marjaliza sí reconoce que sabía que el dinero que le entregaba procedía de sus negocios inmobiliarios.
"Cerca de El Corte Inglés de Castellana tenía el despacho de su puesto en la Comunidad de Madrid", relata Trevor Langdon sobre Granados, por entonces consejero de Transportes nombrado por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. Este mediador bancario sitúa entre 2003 y 2005 estos primeros contactos con el exalcalde de Valdemoro y luego 'mano derecha' de Aguirre.
Langdon, norteamericano nacionalizado suizo y con residencia en España, es un experto en fondos de inversión que, a partir de 1999, trabajó para BNP Paribas cobrando una comisión por cada cliente que captaba. Según él, fue el propio Granados el que le habló de un "posible cliente". "Resultó ser Marjaliza, su amigo de la infancia. Me lo presentó en el ayuntamiento de Valdemoro", detalla.