Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez interroga el miércoles como imputados a cuatro manifestantes que jalearon en Santiago a Resistencia Galega

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco interrogará el próximo miércoles como imputados a cuatro manifestantes que participaron el pasado 2 de julio en Santiago de Compostela en una concentración de apoyo a otros tantos presuntos miembros de Resistencia Galega que estaban siendo juzgados en este tribunal, informaron fuentes jurídicas.
Los imptuados, Borja Mejuto Rey, Rubén Melide Romay, José Luis Losada y Xoan Rodríguez Sampedro, declararán ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 por un delito de enaltecimiento del terrorismo que se les atribuye después de la admisión a trámite de una querella presentada por la Fiscalía.
Todos ellos participaron en la capital gallega en un acto reivindicativo en el que portaron fotografías de los presuntos miembros de Resistencia Galega que fueron juzgados en la Audiencia Nacional el pasado 27 de junio por delitos de terrorismo. La imputación de los concentrados se produjo después de que fueran identificados en un atestado policial.
HASTA 20 AÑOS DE CÁRCEL
Durante el juicio, la Fiscalía solicitó para Eduardo Vigo Domínguez y Roberto Rodríguez Fiallega una pena de 20 años de cárcel, y para Antón Santos Pérez y María Osorio López una de 12 años de prisión, por delitos de integración en organización terrorista y falsificación de documento oficial con finalidad terrorista, así como tenencia de aparatos explosivos en los casos de los dos primeros.
Los cuatro acusados se declararon inocentes de todos los cargos que se les imputaban y denunciaron la vulneración de su derecho fundamental de defensa. El 30 de noviembre de 2011, Rodríguez Fiallega acordó una reunión con Vigo Domínguez, para entregarle tres termos metálicos de unos 25 centímetros de altura y 12,5 de diámetro en cuyo interior había 2.394, 1.744 y 1.860 gramos de explosivo, respectivamente. Tras recoger los artefactos, Vigo Domínguez emprendió un viaje en coche, aunque fue interceptado por la Policía Nacional en el peaje de la autovía AP-9.
A los otros dos acusados, Santos Pérez y Osorio López, se les incautaron sendos ordenadores en los que guardaban fotografías de acciones violentas reivindicadas por el entorno independentista de Galicia, así como textos relacionados con la organización Asamblea da Mocidade Independentista (AMI).