Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La intervención de Sarkozy, clave en la resolución de la crisis

La intervención del presidente de la República francesa, Nicolas Sarkozy, ha resultado clave en la resolución de la crisis provocada por la expulsión del Sáhara Occidental de la activista de los derechos humanos Aminetu Haidar y posterior huelga de hambre que esta ha llevado a cabo durante 32 días, según se desprende del comunicado emitido por el Elíseo, en el que además se expone que el pasado martes, el presidente Sarkozy recibió al ministro de Exteriores marroquí, Ta´b Fassi Fihri, quien llevó al mandatario francés un mensaje del Rey de Marruecos.

En este encuentro, Nicolás Sarkozy saludó la propuesta del Reino de Marruecos de una gran autonomía para el Sahara en el marco de una solución política bajo el auspicio de Naciones Unidas. A la espera de esa solución se aplica la legislación marroquí, aspecto que también está recogido en el comunicado del Gobierno español.
Como consecuencia del entendimiento entre Marruecos y Francia, tal y como dice el comunicado del Gobierno galo, Mohamed VI remitió un mensaje al presidente francés en el que expresaba que, en las condiciones pactadas, la señora Haidar podría recuperar su pasaporte.
Todo apunta a que los contenidos de los comunicados forman parte de las condiciones puestas por Marruecos. De hecho, coinciden en algunas cuestiones como por ejemplo que en el Sáhara Occidental regirá la Ley marroquí a la espera de una solución del contencioso.
También son similares los elogios que se incluyen en ambos textos en relación con el Reino de Marruecos. Así, mientras Francia habla de la tradición de "apertura y generosidad" del Reino alauita, España expresa su satisfacción por las "políticas de modernización y reforma" emprendidas por las autoridades marroquíes y alude al "compromiso" de estas con la "democracia".
"Respeto total de la ley marroquí"
Desde el Gobierno de Marruecos afirman que el regreso de Haidar se ha llevado a cabo por motivos humanitarios y a petición de países amigos, lo que no va en desmedro del "respeto total de la ley marroquí y de la integridad del territorio nacional".
"Pese a responder positivamente a los llamamientos de países amigos y de socios por razones estrictamente humanitarias, Marruecos permanece firme en el respeto total de la ley marroquí y de la integridad del territorio nacional", apunta en un comunicado el Ministerio de Exteriores.
Sin transgresiones en al aplicación de la ley
En el texto, se indica que el regreso tiene lugar tras los "llamamientos reiterados, particularmente por parte de países amigos, para encontrar, por consideraciones humanitarias, una salida a la situación en la que ella se metió deliberadamente tras rechazar cumplir con las modalidades legales en vigor". No obstante, destaca que "Marruecos, que se mantiene vinculado al respeto de los derechos humanos, reafirma que no toleraría, por la razón que fuera, ninguna transgresión en la aplicación sobre el territorio nacional de las leyes en vigor".
Por su parte, Exteriores recalcó que la vuelta de Haidar, que ha permanecido 32 días en huelga de hambre en el aeropuerto canario de Lanzarote, se ha llevado a cabo con el "respeto total de la legislación nacional". "Los diferentes interlocutores han subrayado a la parte marroquí el interés acordado, sobre un plano estrictamente humanitario, a la situación de Haidar", indican las autoridades.