Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La investigación atribuye la autoría al mismo grupo de otros atentados Bilbao

Arrigoriaga, un pueblo marcado por ETA. Vídeo: INFORMATIVOS TELECINCOtelecinco.es
El atentado de hoy la es el tercero que ETA comete en los últimos dos años en un radio de escasos kilómetros, entre el barrio bilbaíno de La Peña y el colindante municipio de Arrigorriaga.
Los atentados con los que se relaciona el crimen de hoy se produjeron en Bilbao, dos de ellos en el barrio de La Peña y el otro en Zorroza, y ninguno de ellos ha sido atribuido al comando Vizcaya, desarticulado con la detención del "liberado" Arkaitz Goikoetxea en julio de 2008.
Escolta herido grave
Los investigadores relacionan el atentado de hoy con el ocurrido el 9 de octubre de 2007, cuando resultó herido de gravedad el escolta Gabriel Ginés, al estallarle la bomba lapa que ETA había colocado en la parte trasera de su coche profesional, aparcado en la calle Zamakola del barrio bilbaíno de La Peña.
Ginés trabajaba protegiendo a un edil del PSE-EE en Galdakao (Vizcaya) y procedía a cambiar el vehículo de estacionamiento cuando explosionó la bomba, y el coche, un Renault Mégane blanco, quedó calcinado.
En aquella ocasión, el artefacto estaba compuesto por un kilo de amonal y fue colocado cerca del depósito de gasolina con un mecanismo de péndulo para que explotase al ponerse el automóvil en movimiento.
El artefacto con el que ETA hoy ha asesinado a Eduardo Puelles García también estaba compuesto por entre 1,5 y 2 kilos de explosivo y había sido colocado cerca del depósito de combustible.
Casa del Pueblo
Posteriormente, el 17 abril de 2008 la organización terrorista colocó una bomba, compuesta por cinco kilos de explosivo y un temporizador, en la Casa del Pueblo del barrio bilbaíno de La Peña, que al explosionar causó lesiones leves a siete ertzainas que trataban de desalojar a los vecinos del inmueble.
Además, la deflagración ocasionó cuantiosos daños materiales y el corte del suministro de agua en la zona.
El artefacto que estalló en la Casa del Pueblo, ubicada en la calle Ibaialde, había sido descubierto junto a la puerta del local a las 5 de la mañana por una patrulla de la Ertzaintza, que formaba parte del dispositivo especial que vigilaba la sede socialista.
Atentado fallido
La investigación asocia esos atentados también al ocurrido el 16 de septiembre del 2008, cuando un agente del Cuerpo Nacional de Policía resultó ileso debido a un fallo del sistema de activación por movimiento, después de circular diez kilómetros con una bomba lapa adosada a su coche.
El policía circuló con su vehículo desde el barrio bilbaíno de Zorroza hasta el cuartel de la Policía en Basauri, donde los agentes del puesto de acceso detectaron el artefacto en los bajos del vehículo.
Fuentes de la lucha antiterrorista expusieron que el artefacto estaba compuesto por entre 500 y 750 gramos de explosivo, del tipo "pentrita" y atribuyeron ya entonces su colocación al mismo grupo de ETA que había perpetrado el atentado contra el escolta Gabriel Ginés