Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mas invita al PSC a sumarse al nuevo 9N pero Iceta lo rechaza

Artur Mas, president de la Generalitattelecinco.es

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, ha invitado al PSC en el pleno del Parlamento autonómico a sumarse al proceso participativo convocado para el 9 de noviembre, algo que ha rechazado su primer secretario, Miquel Iceta, mediante un gesto desde su escaño.

En la sesión de control al Ejecutivo catalán, después de que Iceta haya ofrecido a Mas empezar a negociar los Presupuestos de 2015, el presidente ha dicho: "¿Por qué en el punto dónde estamos no se suman al proceso participativo?".
"Si ustedes están, después seguro que es más fácil hablar del resto de cosas", ha añadido Mas, mientras el líder de los socialistas catalanes ha negado con la cabeza la propuesta del presidente.
Iceta ha asegurado que ni un adelanto electoral sería un buen escenario para Cataluña, ni una prórroga de Presupuestos porque implicaría nuevos recortes: "Quizás deberíamos empezar a hablar antes que sea demasiado tarde".
El líder de ERC, Oriol Junqueras, ha recordado que la condición que pone para "estudiar" los Presupuestos es que sean los últimos de un Gobierno autonómico, y ha vuelto a recordar que su partido está muy comprometido en el 9N aunque duda sobre cuestiones concretas, como si puede haber más puntos de votación de los habilitados hasta ahora.
A lo largo de la sesión de control, Mas ha emplazado varias veces al Estado a permitir el 9N, y ha recordado que lo que propone no es un referéndum ni una consulta: "Espero un poco de sentido común y criterio, y que se deje hacer a Catalunya este proceso participativo".
También ha subrayado que no entiende la actitud del PP y del Gobierno central porque el propio presidente Mariano Rajoy se felicitó tras los cambios en el 9N, por lo que le ha acusado de cambiar su postura.
Además, el presidente catalán ha advertido de que se pueden recurrir leyes y decretos, pero no "intenciones", porque no hay ninguna acta administrativa firmada por la Generalitat relativa al nuevo 9N.
"¿Tenemos que prohibir a la gente que participe?", ha dicho, y ha defendido que el registro de participantes se haga el mismo día de la votación, algo que se hace en territorios con más de tres siglos de tradición democrática como Washington DC (Estados Unidos).
Alicia Sánchez Camacho (PP) ha sostenido que el nuevo 9N es un "simulacro", ha recordao que puede ser impugnado este viernes tres el Consejo de Ministros, y ha cargado contra Mas, al que acusa de vivir obsesionado con el proceso soberanista.
Le ha emplazado a prestar su atención a los problemas de los ciudadanos, y ha apreciado que, con los 6 millones de euros que ha dedicado a los actos del Tricentenari o con los 9 que costará "la consulta invisible", podría haber pagado durante muchos años la factura de las familias en riesgo de exclusión durante el invierno.
Otegi en el Parlament
La CUP y C's han protagonizado un momento tenso en la sesión de control, después de que el diputado de la CUP David Fernández haya asegurado que el Estado tiene fobia a la democracia, y de que Albert Rivera le haya respondido desde su escaño con un "Otegi, Otegi".
Entonces Fernández ha dicho: "Libertad Arnaldo Otegi, secuestrado por el Estado", afirmación que ha indignado visiblemente a Rivera.
Quim Arrufat (CUP), que se sienta cerca de Rivera en el hemiciclo, le ha pedido que dejara hablar a Fernández, algo que también ha hecho la presidenta del Parlament, Núria de Gispert.