Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La izquierda abertzale no cita a ETA y destaca la necesidad de un partido legal

Tras el avance de su contenido hecho público el lunes en un comunicado, la izquierda abertzale ha difundido hoy a través de Internet el documento íntegro, en el que desarrolla las ideas ya planteadas en la declaración de Alsasua del pasado 14 de noviembre. El texto no se refiere en ningún momento a ETA, aunque manifiesta que "alimentar las condiciones" para desarrollar un proceso impulsado por la unidad de partidos independentistas corresponde a "toda" la izquierda abertzale.
El documento sostiene que para avanzar en la apuesta política que describe "en el futuro la izquierda abertzale deberá disponer de una formación política legal para la intervención político-institucional", así como para "participar en la mesa de partidos políticos donde se logre el acuerdo político resolutivo".
"Le corresponderá a dicha formación, sea cuál sea su nombre y estructura legal, ser la referencia de todos los independentistas y socialistas de Euskal Herria en la práctica política, de masas, ideológica e institucional a desarrollar en el proceso democrático", añaden las conclusiones.
El documento explica que "la conclusión del debate se ha decantado por situar todas las formas de actuación al servicio del reto que entraña la nueva fase política: para favorecer la acumulación de fuerzas".
Con ese objetivo propone centrarse en la "lucha de masas, la lucha institucional y la lucha ideológica" como "únicos instrumentos del proceso democrático", que debe desarrollarse "en ausencia total de violencia y sin injerencias".
El documento cita los principios Mitchell y explicita que "nadie podrá utilizar la fuerza o amenazar con su uso para influenciar en el curso o el resultado de las negociaciones multipartitas, así como para tratar de modificar el acuerdo que nazca de las mismas".
Proceso
La izquierda abertzale recuerda que la puesta en marcha de un proceso democrático es una "decisión unilateral" y describe tres "estaciones" de dicho proceso.
En la primera, que denomina "mínimos democráticos", "deberán materializarse acuerdos o decisiones sobre la igualdad de oportunidades de todas las fuerzas políticas y sobre la desactivación de las medidas de excepción".
La segunda, que llama "acuerdo democrático", consiste en el "desarrollo de los contenidos políticos trabajados en el último proceso de negociación", mientras que la tercera y última, el "marco democrático", supone "la materialización jurídico-política del acuerdo democrático".
La red ciudadana por el acuerdo y la consulta, Lokarri, cree que el documento de la izquierda abertzale supone "un avance significativo". Sin embargo, ha reconocido "limitaciones" en el documento, como "la ausencia de una referencia clara respecto a la violencia de ETA".
El colectivo ha valorado que, en el texto, la izquierda abertzale muestra "disposición unilateral a abrir un proceso democrático", lo que refleja, ha dicho, "la voluntad de dar pasos sin esperar a la respuesta que den el resto de partidos y las instituciones".
También ha destacado como positivo "la aceptación de los principios Mitchell" por parte de la izquierda abertzale, que "consagran la renuncia al uso de la fuerza y la oposición a que otros recurran a ella o amenacen con hacerlo".
 
EBP