Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La justicia europea anula la reducción en 7,7 millones de ayudas a Andalucía porque Bruselas no respetó plazos

El Tribunal de Justicia de la UE ha anulado este miércoles la decisión de la Comisión Europea de reducir en 7,7 millones de euros las ayudas comunitarias a Andalucía por irregularidades en varios proyectos de suministro y tratamiento de aguas residuales porque Bruselas no respetó los plazos legales.
La sentencia, que rectifica un fallo anterior en primera instancia del Tribunal General, señala que "la Comisión no adoptó la decisión mediante la que impuso la corrección financiera en el plazo preceptivo de seis meses a partir de la fecha de la audiencia (la audiencia se celebró el 10 de noviembre de 2009 y la Comisión no adoptó su decisión hasta el 30 de junio de 2010)".
Las ayudas en cuestión corresponden al periodo 2000-2002 y fueron gestionadas por la Agencia Andaluza del Agua y la Dirección General de Obras Hidráulicas de la Junta de Andalucía, que delegaron sus funciones en la empresa Giasa. Tras sus auditorías en España, la Comisión detectó una serie de irregularidades, en particular el fraccionamiento artificial de los contratos para eludir su publicación en el Diario Oficial de la UE.
El primero de los proyectos tenía como objetivo mejorar las condiciones de suministro y abastecimiento de agua a los municipios situados en la cuenca del río Guadiana, Comarca de Andévalo. Otro de los planes consistía en la construcción de plantas de tratamiento de aguas residuales y redes de alcantarillado en los municipios de Morón de la Frontera, Arahal y Mairena-El Viso del Alcor, y la construcción de un colector a lo largo del Guadalquivir en la zona de El Aljarafe.
El último de los proyectos tenía como objetivo mejorar las condiciones de suministro y abastecimiento de agua a los municipios situados en las provincias de Granada y Málaga.