Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juzgado autoriza que un padre vea a su hijo pese a ser denunciado por abusos sexuales

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 6 de Valdemoro (Madrid), ha autorizado a un padre a ver a su hijo en un régimen de visitas a desarrollar en un Punto de Encuentro Familiar, pese a haber sido denunciado por la madre por abusos sexuales al menor, ya que el informe emitido por un equipo psicosocial de los juzgados descartó la existencia de dicho delito.

Según la resolución del juzgado, el menor permanece bajo la guarda y custodia de la madre y se fija a favor del padre un régimen de visitas a desarrollar en el Punto de Encuentro Familiar de la Comunidad de Madrid que tenga una lista de espera más reducida.
Así, establece que las visitas se desarrollen cada semana durante dos horas, sin fijar el día este juzgado para facilitar al Punto de Encuentro que corresponda mayor disponibilidad horaria, y "ante el riesgo que presenta el menor de permanecer en contacto sin el padre".
En la vista que tuvo lugar en octubre de 2012, la madre puso de manifiesto la existencia de posibles abusos sexuales del padre hacia su hijo, por lo que se acordó la exploración del menor por el equipo psicosocial del juzgado, algo a lo que la madre ha puesto múltiples trabas.
Según la madre, el menor era objeto por parte de su padre y otros familiares de determinadas conductas o prácticas sexuales irregulares con el menor, como el pasearse desnudo delante del pequeño o hacerle objeto de penetraciones digitales por la zona anal, algo que no puso en conocimiento de ningún juzgado a pesar de saberlo un año antes de la vista.
El Juzgado de Instrucción número 4 de Majadahonda acordó el sobreseimiento de las actuaciones, dictándose una resolución por la que se atribuye la guarda y custodia a la madre y visitas a favor del padre los sábados. "Esta decisión la madre no la ha dado a conocer y, por descontado, tampoco se ha cumplido", destaca el Juzgado de Valdemoro en su aclaración.
En junio de 2014, con motivo de una vista, la madre pone de manifiesto la existencia de una nueva denuncia interpuesta por una integrante de la iglesia Evangelista a la que esta pertenece y supuestamente referida a un periodo en que no existía relación del menor con el padre por haberlo impedido ella, según la resolución del Juzgado de Valdemoro. Según el juzgado, a pesar de la mala actuación de la madre, el pequeño no ha podido relatar malas vivencias con su padre.
El niño, ahora de seis años, ha presentado problemas de salud como malnutrición severa, y de que la madre no siempre ha seguido las recomendaciones de los médicos ni le ha realizado al menor las pruebas recomendadas. Asimismo, no ha asistido con regularidad a los centros escolares donde ha estado matriculado, y presenta un "claro retraso educativo".Se acuerda que si la madre incumple ese régimen de visitas, el menor pasaría a ser tutelado por la Comunidad de Madrid.