Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un juzgado anula la multa impuesta a una policía que se desnudó en una manifestación

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 4 de Madrid ha anulado la sanción de tres meses de suspensión de funciones por desnudarse completamente en el transcurso de la manifestación laboral de miembros de la Policía Municipal, llevada a cabo el día 3 de noviembre de 2009 en el Paseo del Prado, ha informado el sindicato Unión de la Policía Municipal.
El agente apareció sin ropa pero con gafas oscuras, una cinta en la boca, cadenas en las manos y una gorra de la antigua uniformidad de Policía Municipal. Posteriormente fue considerado autor y responsable de una falta grave tipificada en el artículo 241.c del Reglamento para el Cuerpo de Policía Municipal de Madrid.
Dicha falta disciplinaria castiga al que cometa actos y conductas que atenten contra el decoro o la dignidad de los funcionarios, contra la imagen del Cuerpo o contra el prestigio y la consideración debidos a la Corporación.
El juez ha tenido cuenta que los hechos tienen lugar en el curso de una manifestación, legalmente convocada, de claro matiz reivindicativo, para la exigencia de mejores condiciones laborales, "en la que, como es obvio, sus participantes perseguían conseguir la mayor repercusión posible en los medios de comunicación para transmitir a la ciudadanía sus quejas, sin mediar ningún acto violento, frase ofensiva o cualquier otra conducta susceptible de reproche penal o disciplinario".
Pro ello, admite que el hecho de que el funcionario, fuera de servicio, apareciera en la marcha completamente desnudo "no rebasó los límites a los que se refiere el Tribunal Constitucional en las sentencias de cita anterior, quedando amparados por el ejercicio legítimo del derecho a la libertad de expresión".
"Los razonamientos expuestos en los apartados precedentes conducen, en definitiva, a la estimación del presente recurso contencioso-administrativo, declarando no ser conforme a Derecho la resolución administrativa impugnada, que se anula totalmente y se deja sin efecto", concluye el fallo judicial.