Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La juez envía un oficio a los juzgados de Andorra para recordar el embargo de cuentas de Jorge Roca

La magistrada que investiga el conocido como caso Emarsa ha enviado un oficio a los juzgados de Andorra para recordar que se debe realziar un embargo preventivo de las cuentas bancarias del empresario Jorge Roca Samper, considerado presunto cabecilla de la trama que provocó un agujero de casi 24 millones de euros en la mercantil que gestionó la depuradora de Pinedo (Valencia).
Así consta en una providencia de la magistrada, dentro de la pieza de responsabilidad civil sobre Jorge Roca, en la causa principal. El empresario está pendiente de ser extraditado desde Moldavia, donde fue detenido en junio del pasado año. El juicio por esta parte de la trama, donde hay 25 acusados, se suspendió en noviembre a la espera de este trámite y de que sea puesto a disposición del tribunal el empresario.
La magistrada señala en la providencia que, visto el tiempo transcurrido desde que se libró la Comisión Rogatoria para el embargo preventivo de los saldos positivos que arrojaran las cuentas bancarias en Andorra como titularidad de Jorge Roca, envía un oficio recordatorio a la autoridad judicial del Principado. La resolución no es firme y contra ella cabe recurso.
La Interpol detuvo en junio del pasado año en Moldavia al empresario fugado del caso Emarsa, Jorge Ignacio Roca Samper, quien desapareció de España tras destaparse la investigación por el agujero millonario --cifrado en 23.766.765,50 euros-- en la gestión de la depuradora de Pinedo.
El prófugo, considerado presunto cerebro de la trama de empresas creadas para desviar fondos de Emarsa, estaba siendo buscado desde 2012 por el Juzgado de Instrucción número 15 de Valencia, encargado de instruir el procedimiento, cuya pieza principal suma 25 acusados.
Roca era el administrador de empresas dedicadas a la gestión de lodos que se considera que fueron interpuestas en la cadena de facturación entre 2005 y 2010 para incrementar artificiosamente el valor de los trabajos en la depuradora, hasta el punto de que Emarsa abonó una cifra que supera en más de 10 millones de euros lo que costaba realmente el servicio.
En concreto, el empresario era el administrador de Etwas Eigentlich; Erwinin; Zonday Investments; Agrolemos YN; Samperini y Printergreen. Ninguna de las sociedades administradas por Roca "tuvo medios, ni humanos, ni materiales, ni financieros, para desplegar las supuestas actividades económicas que a las mismas se atribuye por terceros receptores de facturas en cuyos membretes se consignan los nombres de las distintas empresas", estima el instructor. Actualmente, Roca está condenado en Modalvia por un procedimiento diferente.