Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un año de cárcel por lamentar en Twitter que Al Qaeda no atacara La Zarzuela y desear atentados para jueces y policías

La Audiencia Nacional ha condenado a un año de cárcel a Carlos Vidal Rodríguez, de 22 años, por un delito de enaltecimiento del terrorismo cometido por escribir en la red social Twitter desde diciembre de 2013 hasta marzo de 2015 varios mensajes en los que se mostraba "indignado" porque Al Qaeda no atentara en la Zarzuela y deseaba que "ministros, jueces, policías y empresarios" sufrieran atentados.
El acusado, natural de Valencia, ha alcanzado este lunes un acuerdo de conformidad con la Fiscalía en el juicio en el que ha reconocido los hechos, por los que el Ministerio Público solicitaba inicialmente una condena de un año y medio de prisión.
La Fiscalía le acusó de publicar en Twitter, donde tenía una cuenta abierta desde 2013 con el nombre de 'PunkCarlos0', múltiples comentarios e imágenes donde "de modo claro y constante" se ensalzaba la actividad de organizaciones terroristas, provocando así una humillación a las víctimas.
Entre ellos, cita que el 17 de diciembre de 2013 escribió: "Si volviesen los GRAPO todo iría mejor, atentando bancos y ett". "Necesitamos a los GRAPO"; "Que resurjan los GRAPO"; "Que vuelvan los GRAPO, la ETA y la URSS"; "Queremos matar a más guardias civiles y atentar en trabajos temporales como los GRAPO"; "Mira como me callo que digo VIVA LOS GRAPO", eran otros de los mensajes que se podían leer en su cuenta.
"Estoy indignado con Al Qaeda por no haber atentado en el Palacio de la Zarzuela", comentó el 18 de junio de 2014, para difundir en los días siguientes una imagen de un policía en el suelo siendo golpeado por una persona con un objeto contundente, o varios mensajes en los que deseaba atentados para los políticos.
"Vamos a matar alcaldes, ministros, jueces, policías y empresarios", escribió el 13 de marzo de 2015, según consta en el escrito de acusación de la Fiscalía.