Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Mi marido me ha llamado llorando pidiendo que le sacara del barco"

La tensión por las últimas noticias que llegan desde el atunero 'Alakrana' crece por momentos. Los familiares de los 36 marineros secuestrados en aguas somalíes muestran su preocupación y se sienten "cabreados" y "engañados" por la actuación del Gobierno que "no da detalles, por seguridad". Silvia Albés, esposa de uno de los marineros secuestrados, comenta que su marido la ha llamado a primera hora de la mañana "llorando y pidiéndome que lo sacase del barco". En total, han sido seis las llamadas recibidas por los familiares que, con miedo, aseguran que no saben "lo que va a pasar". El entorno cercano de los marineros piden al Ejecutivo "que acabe con el sufrimiento de los últimos 35 días".
La noticia saltaba a primera hora de la mañana. Los piratas que mantienen secuestrado el atunero español en aguas del Océano Índico han intensificado su actuación y han lanzado una granada y han efectuado varios disparos, incluso han trasladado a tres marineros a tierra firme para presionar al Gobierno español.
En el transcurso de la mañana, los familiares de la tripulación han recibido hasta "seis llamadas" de sus allegados que han telefoneado desde el barco explicando la situación actual.
Silvia Albés, esposa de uno de los marineros, ha asegurado que "mi marido me ha llamado llorando y pidiendome que lo sacara del barco". Según ha relatado, desde el pesquero se ha lanzado el mensaje de que "nos unamos y presionemos" para que prosperen las negociaciones de liberación.
Además, Albés ha asegurado que la tripulación del atunero "no tiene víveres y se les está acabando el agua potable".
Por su parte, los piratas han amenazado con continuar trasladando tripulantes si no se deja en libertad a sus dos compañeros que se encuentran detenidos por la Justicia española.
Según han criticado los allegados, "Defensa cree que está todo controlado y no es así". Con miedo, los familiares han asegurado que "no saben lo que va a pasar" por lo que piden al Gobierno que "acabe con el sufirmiento de los últimos 35 días" porque es "inhumano".
El miércoles, el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ordenó el ingreso en prisión del joven somalí "Abdu Willy", detenido por participar en el secuestro del barco, después de que este tribunal estableciera que es mayor de edad. EPF