Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los militares españoles de la punta de lanza de la OTAN realizan su primer ejercicio para estar en alerta permanente

España asume el mando de la fuerza aliada de muy alta disponibilidad ante posibles amenazas terroristas o procedentes de Rusia
Militares de la Brigada de Infantería Ligera 'Galicia' VII (BRILAT), núcleo de la punta de lanza de la OTAN para el despliegue rápido de efectivos ante una situación de amenaza o crisis, están realizando esta semana el primer ejercicio de adiestramiento para adquirir una capacidad de proyección inmediata en cualquier lugar y en cualquier momento si así se le ordenara desde la Alianza.
España asumió el pasado 12 de enero el mando terrestre de la fuerza de alta disponibilidad de la OTAN así como la punta de lanza para el despliegue rápido de efectivos ante una situación de crisis, sobre todo por las amenazas provenientes del este de Europa por la guerra de Ucrania y la intervención de Rusia y de Oriente Próximo y África por la extensión de terrorismo yihadista. Para todo ello, nuestro país aportará durante 2016 algo más de 3.000 militares.
La Alianza Atlántica dispone de una fuerza de alta disponibilidad para la que los países miembros aportan efectivos y medios materiales según sus capacidades. Esta fuerza tiene un componente terrestre, otro aéreo y otro marítimo y este año España liderará el primero de ellos desde el cuartel general de Bétera (Valencia), de modo que si la OTAN decide a lo largo de este año activar la fuerza de respuesta, ésta será mandada desde allí.
PRIMER AÑO DE LA PUNTA DE LANZA
Asimismo, dentro de este componente terrestre que mandará España, la OTAN decidió en su cumbre de Gales de septiembre de 2014 la creación de una fuerza de muy alta disponibilidad o punta de lanza con la que lograr un despliegue aún más rápido de efectivos y así poder hacer frente a los nuevos retos o amenazas, en caso de que fuese necesario.
En su primer año de existencia, esta punta de lanza tendrá su base en la BRILAT, una gran unidad de infantería ligera especialmente apta para su empleo en terrenos difíciles y climatología variada, y además organizada y adiestrada para ser proyectada en un breve plazo allá donde se requiera, todos ellos requisitos fundamentales para ser el núcleo de la fuerza de muy alta disponibilidad.
Esta semana se está ejecutando en Parga (Lugo) el 'Azor Lineage 16', primer ejercicio de la BRILAT y primer paso para el adiestramiento de la punta de lanza, según informa el Estado Mayor de la Defensa. El objetivo de estas maniobras es practicar y mejorar la integración en los sistemas de mando y control entre el puesto de mando de la Brigada y los puestos de mando de los batallones multinacionales subordinados, con participación de militares de Reino Unido, Polonia, Portugal, Bélgica y Albania.
LOS PRIMEROS EN LLEGAR
El adiestramiento tendrá su broche final en el ejercicio 'Anakonda', que se ejecutará en Polonia en junio y servirá de certificación definitiva al proyecto de la fuerza de muy alta disponibilidad o punta de lanza, que tiene como objetivo llevar a cabo operaciones de entrada inicial en una área determinada, asegurando una cabeza de puente para que el resto de aliados puedan desplegar todo su potencial.
La contribución militar española a esta punta de lanza, de algo más de 3.000 militares, está en alerta permanente y a disposición de la Alianza, listos para ser movilizados a cualquier parte del mundo en un plazo de entre dos y cinco días como máximo. Geográficamente están emplazados en la localidad pontevedresa de Figueirido y en Siero, Asturias; además del cuartel general de Bétera.
La BRILAT será relevada en 2017 por la Brigada multinacional británica, pero seguirá vinculada a la Alianza el próximo año, ya que seguirá en situación de 'stand by' (en reserva) con su capacidad de proyección inmediata intacta, lista para desplegar si así se le ordenara.